Páginas vistas en total

martes, 19 de noviembre de 2019

Adiós


     a Pura López Cortés

       Pura López Cortés (Almería, 1952) fallecía este viernes 15 de noviembre en Madrid después de una larga enfermedad.



       Su primera obra publicada fue Huellas de mi eco (Cajal, 1972), a la que siguieron una decena de títulos, como Versos para jugar (Alin, 1990), Chocolate con versos (Alin, 2000), Versos de asfalto (Devenir, 1996) y Alacena (Carena, 2010).
       “Escribo desde niña, las personas que contribuyeron a ello fueron en primer lugar mis padres, mi madre me recitaba poesías que para mí eran preciosas y mi padre me contaba cuentos, muchos de ellos eran recreaciones del TBO Pumby, que improvisaba para mí, mis abuelos y mi tía Rosario me contaban y leían igualmente los clásicos infantiles que me narraban leyendas, historias de verdad”, solía comentar.
       Me ha gustado siempre mucho leer, ya a los doce años leí mi primera novela, me gusta bastante la literatura española. En narrativa desde El lazarillo a los cuentos populares, pasando por las leyendas de Bécquer, los cuentos de Celia, que he releído de mayor con mis alumnos. He sido una lectora entusiasta de Pérez Galdós, Unamuno, en todas sus vertientes, Azorín, Baroja, Blasco Ibáñez”, explicaba en torno a sus lecturas favoritas.
       “En poesía, que es lo que más escribo, tengo un poeta sobre todos y todas: Don Antonio Machado, también me encantan: Miguel Hernández, Bécquer, Juan Ramón, San Juan de la Cruz, Ángela Figuera, Concha Zardoya, Manuel Altolaguirre, Concha Méndez, Alfonsina Storni, José Martí, Rafael Morales, Angelina Gatell, Mariano Roldán, Joaquín Benito de Lucas, Leopoldo de Luís, Concha Lagos, David González, Luís Felipe Comendador, Isabel Pérez Montalbán”.

lunes, 18 de noviembre de 2019

Premio Nacional de las Letras


     El escritor vasco Bernardo Atxaga ha sido distinguido por "su contribución a la modernización y proyección internacional de las lenguas vasca y castellana".



    El jurado del Nacional de las Letras ha destacado “su contribución fundamental a la modernización y a la proyección internacional de las lenguas vasca y castellana”. Es ya un lugar común hablar de un antes y un después de Atxaga en la literatura escrita en euskera.



    El anuncio le pilló a Bernardo Atxaga camino de su casa, en Zalduondo (Álava). “Perdona si habló con énfasis. Es que ha nevado y me estoy helando. Hace un tiempo de perros”, cuenta al responder al teléfono. El galardón le llega justo cuando acaba de publicar una novela en euskera Etxeak eta Hilobiak (Casas y tumbas) (Pamiela), que la editorial Alfaguara lanzará en castellano en febrero. “Será la última”, anuncia el escritor. “Llevó 47 años escribiendo, toda una travesía. Y tengo la sensación de que he llegado a un descansillo. Como dicen los flamencos, quiero sentarme en una silla y pensar. Me he pasado la vida redactando notas marginales mientras escribía poemas, cuentos y novelas y ha llegado el momento de revisarlas y ver qué hay en esas notas”. Son, explica, textos que pueden llegar a los 15 folios: “Empezar hablando de un erizo de mar y terminar haciéndolo de Rousseau, Sacher-Masoch y el marqués de Sade”.
 

 

sábado, 16 de noviembre de 2019

Premio Cervantes 2019


     Joan Margarit: "El premio permite que la poesía como herramienta de consuelo llegue a más gente".

       El jurado señaló que Margarit merece el galardón «por su obra poética de honda trascendencia y lúcido lenguaje, siempre innovador. Ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana, y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría».
Horas después de conocer el fallo, ya en rueda de prensa, el poeta definió su oficio así: «Trabajo para consolar a gente solitaria, que es el 100% de la población, lo sepan o no. Si un poema no puede consolar a una persona en una situación difícil es que no vale nada como poema».