Páginas vistas en total

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Cervantes y Shakespeare


                       Una curiosa conversación

              
       ¿Y si Cervantes y Shakespeare se hubieran conocido?

                  
       El periodista y escritor Jesús Ruiz Mantilla (Santander, 1965) pone voz a Cervantes y a Shakespeare en un hipotético encuentro que les llevará a una imaginada conversación entre los dos grandes escritores de la historia literaria universal. Sin duda, puesto que resulta inevitable pensar que ambos genios nunca coincidieran, porque las vidas, tanto la del español como la del inglés, se han visto envueltas en un auténtico "misterio", con no pocas zonas oscuras en su biografía. Para Ruiz Mantilla podría ser una forma curiosa de ver cómo discurrieron sus vidas, asomarnos a sus preocupaciones vitales, escuchar de sus labios los temas que les interesaban, o su visión particular de la historia, sus inquietudes con el lenguaje, la temática de sus obras, o sus planteamientos en general sobre el mundo de la creación literaria.

Una conversación

       Ruiz Mantilla desgrana, en menos de un centenar de páginas, ese pretendido, o supuesto diálogo entre Cervantes y Shakespeare que se habría producido en la primavera de 1605, cuando un delegación inglesa de unas setecientas personas se desplazó a Valladolid, sede entonces de la Corte, para firmar la paz, entre una España y una Inglaterra, enfrentadas desde hacía décadas, un acuerdo tras el cual se repartirían a principios del siglo XVII la hegemonía mundial. Felipe III y Jacobo I acordaron firmar un tratado de paz que les permitiera repartirse el dominio del mar y de los territorios que ambos habían ido "conquistando".
       Las biografías de ambos autores están repletas de claroscuros en los que el narrador no profundiza, consciente de los muchos datos y detalles que desconocemos de sus vidas, inventó buena parte de la actitud de esas “personas nada ejemplares” y "aventureros" que sufrieron cárcel y protagonizaron escándalos o estuvieron metidos en continuas reyertas a lo largo de su vida. Para Ruiz Mantilla esas “zonas oscuras” de Cervantes son las de un soldado pendenciero, y las de un tipo que se busca la vida, y desde una perspectiva literaria, hasta que no publica El Quijote no triunfa porque, entre otras muchas virtudes de la obra, se ve como una parodia, algo gracioso en aquel momento, y comienzo de la novela moderna, camino por el que transita la vida y la novela contemporánea. Respecto a Shakespeare, son escasas las noticias y certezas, quizá sobresale su envidia a algunos contemporáneos que gozaron de mayor prestigio como dramaturgos, aunque la universalidad del mismo ha quedado patentizada por la fuerza de sus historias, y sus personajes. Las preguntas sobre ambos se suceden, cómo se libraría Cervantes de su presidio en Argel y de dónde sacarían el dinero del rescate, cómo era la dama oscura de Shakespeare, y sobre todo la relación de este último con Marlowe o del primero con Lope de Vega.
       Ruiz Mantilla sustenta su diálogo utilizando como fuente principal para la conversación imaginada los textos de ambos autores, porque interpretando esa lectura, podríamos imaginar el tipo de personas que podían ser. En el libro hablan, necesariamente, en castellano porque el narrador juega con la convención de que solo así se entenderán, Shakespeare irá afianzando su castellano a medida que lee El Quijote, y el lector comprende la osadía de imaginar que fue así si hablaron alguna vez.
       La literatura y el proceso de creación se convierte en uno de los grandes temas que ambos autores debaten, así como el poder del público, la política o las cuestiones económicas y la familia conforman
Ese agudo diálogo que con abundantes alusiones a sus obras mantienen ambos notable.










Jesús Ruiz Mantilla, El encuentro; Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2020; 95 pp.



No hay comentarios:

Publicar un comentario