Páginas vistas en total

viernes, 2 de abril de 2021

Berta Marsé

…me gusta

 


                               Taller de escritura

                     

        Berta Marsé (Barcelona, 1969) cuenta historias de gentes que viven en un mundo normal y que, por alguna circunstancia, la rutina de sus existencias se trunca, hecho que perturba el orden natural de las cosas y pone en jaque los secretos de algunos de los personajes que protagonizan las historias de sus dos colecciones de relatos, En jaque (2006) y Fantasías animadas (2010), así que su mirada se convierte en una auténtica radiografía humana y, entre otras características, la narradora moraliza sobre bastantes aspectos de la sociedad contemporánea, incluso plantea una ácida visión de esa realidad, en ocasiones, tan ridícula como exasperante.

       La primera novela de Berta Marsé, Encargo (2020), recuerda en muchos sentidos la estructura de su narrativa breve, la sutileza para extraer lo recóndito de una historia en apariencia menor, enmarcada en lo cotidiano, lo común y lo aparentemente corriente, y además se sirve de una cuidada propensión para simplificar el contenido, aunque buena parte de lo contado resulte imprevisible porque según avanza el relato en su exposición tiende a mostrar fehacientes sorpresas que nos vinculan hacia la mirada de una historia diferente sin que el propósito, esencial, suene a una auténtica impostura, aunque ofrezca las modulaciones suficientes y, sin duda, ensaye una variedad de propuestas que conjugan un acentuado aire de novela juvenil, con una adecuada proporción de aire de iniciación, un relato sobre el mundo carcelario de protagonismo colectivo, y una consabida e insospechada intriga; lo mejor un auténtico ejercicio de horror psicológico con la conveniente dosis de sutileza de efecto y la suficiente sugerencia para un lector curioso.

       Desi y Yesi, los dos personajes principales, han compartido todos los rasgos externos que conformarían una amistad desde su infancia, y sean descritas como enemigas y antagonistas radicales en el mundo adulto que ya comienzan a vivir, aunque será Desi sobre quien recaiga el exclusivo peso y el encargo de protagonizar esa prolongada adolescencia en la que Yesi brilla porque es lista, guapa, estudiosa y, además, una buena hija; pero Desi es socialmente problemática, y es adoptada. Una vez más, el azar juega un papel en la escritura de Marsé, es capaz de destruir la vida de Yesi y arrastra la de Desi que no podrá reponerse de esa sensación de una favorable fortuna inmerecida. Quizá por eso, es evidente, dos de los tres capítulos que conforman Encargo se convierten en los relatos que la propia Desi lee en un taller de escritura creativa en la cárcel de mujeres de Wad-Ras, en Barcelona, donde vemos que ha sido ingresada, y el tercero, aclaratorio, sugerente y contundente, es ese desmoronamiento personal que sufre Desi por los opiáceos en la cárcel; pero lo más curioso, interesante y potencialmente acertado, es que leemos los textos de Desi con una doble sospecha, y avanzamos en su lectura como unos ejercicios de enmascaramiento para descubrir la verdad.

       Berta Marsé evitará lo evidente en su breve relato, matiza los puntos de vista y va sembrando nuestras dudas en escasos sucesos que se condensan en auténticas escenas cinematográficas para llegar a un final con suspense incluido, y que de alguna manera cierra, y sobre todo, aclara la trama en los últimos párrafos con absoluta rotundidad.

 


 

 

 

Encargo

Berta Marsé

Barcelona, Seix-Barral, 2020

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario