Páginas vistas en total

miércoles, 24 de marzo de 2021

Hoy invito a…

 


 M. Ángeles Pérez

 Amaneceres

 

 Joan Margarit


  

   Se nos fue el arquitecto de grandes estructuras, el de bellos sentimientos, se marchó el cimentador de hermosas palabras. Voló con alas melodiosas hacia el cenit de los sueños, pero nos legó preciosos poemas sembrados de amor, de deseo, de soledad, de paisaje, de amor a los hijos.

       Descubrí tarde a Joan Margarit pero, desde el primer momento, su poesía atrapó mi alma. Me identifiqué con esa nostalgia de la persona que cumple recuerdos y que observa que llega tarde a su tiempo, con esa mirada hacia delante como si allí estuviese el mar, con no tirar nunca esas cartas de amor porque ellas no nos abandonan y serán nuestra última literatura. Joan Margarit nos contaba que la poesía se extendía por toda la vida y que la prisa no formaba parte de su relación con ella. Se fue, despacio, pero nos deja la cimentación poética de la palabra, en la que podremos buscar el refugio de nuestras penas, la celebración oportuna de nuestras alegrías, el cobijo perfecto de nuestra soledad. Buen viaje, maestro. «Tu calle, aún durante mucho tiempo, esperará, delante de tu puerta, con paciencia, tus pasos».

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario