Páginas vistas en total

domingo, 12 de julio de 2015

Desayuno con diamantes, 44



POÉTICA NARRATIVA, DE JOSÉ HIERRO



         José Hierro, señala el editor del presente volumen, ocupa un lugar destacado en la poesía española de la segunda mitad del siglo XX; su nombre forma  parte de ese “canon” de la lírica castellana surgida tras la guerra civil y de la lucha durante el franquismo hasta bien entrada la democracia. Poeta, crítico de arte, articulista y pintor vocacional cuando se lo permitía su talento, durante años se ejercitó como excelente prosista sin que hasta el momento el valor de su obra narrativa haya trascendido y, ahora, la Universidad Popular, que lleva su nombre, reúne el conjunto de sus cuentos y quedan editados y ordenados por Santos Sanz Villanueva quien, además, de un excelente trabajo de ordenación cronológica, añade una extensa introducción que valora los aciertos y la desigualdad de los mismo, que visiblemente se perciben a lo largo de los años en que Hierro escribió sus relatos, entre 1941 y 1986, un largo periodo de tiempo para valorar la evolución positiva de la prosa.
        El volumen reúne dieciocho relatos breves, de una extensión variable, editados en un riguroso orden de escritura que permite al lector observar la evolución narrativa del poeta Hierro con respecto a la construcción, el estilo, la temática  e incluso la profundidad con que abordara sus historias, sobre todo en una período de tiempo extenso, casi medio siglo, en mitad de una escritura salpicada por los acertados compromisos de una obra poética mayor, aunque elaborada con el mismo esmero y cuidado. Publicados en su mayoría en revistas de época como Ateneo, Punta Europa o La isla de los ratones, siete de ellos son rigurosamente inéditos y proceden, según Sanz Villanueva, del archivo familiar y se publican por primera vez en libro. 

       Hierro comenzaba su andadura narrativa escribiendo cuentos tradicionales, o de una estructura clásica canónica que se concretan en meras anécdotas y las sugerencias y los escasos datos aportados configuran la historia que el lector debe interpretar y, a medida que avanzamos en la lectura de muchos de estos Cuentos reunidos (2012), observamos un paralelismo, antes apuntado, entre sus profundas inquietudes líricas y el proceso narrativo esgrimido en estos relatos, sobre todo porque el período más fecundo de su vida literaria oscilará entre 1947 y 1957, cuando publica sus espléndidos poemarios, Tierra sin nosotros (1947), Alegría (1947), Con las piedras, con el viento (1950), su famosa Quinta del 42 (1953), Estatuas yacentes (1955) o Cuanto sé de mí (1957). Un cuento como “Ciudad lineal” ofrece el testimonio veraz de la época, memoria del malogrado amigo José Luis Hidalgo, recuerdos de un Madrid de posguerra, cuando el narrador busca al amigo muerto tras los muros del Sanatorio y los últimos momentos vividos allí; igual de sensiblero y edificante resulta “Quince días de vacaciones”, historia de una familia y su larga supervivencia a través de los años que bien pude servir de ejemplo a muchos de los que vivieron la dureza de la postguerra, tan representada en la literatura española realista de los 50.
        Sórdidos ambientes, asfixiantes situaciones que viven algunos personajes, un contenido lirismo en muchas de estas páginas, gentes que luchan denostadamente o ejemplos de mujer que sobreviven, pero sobre todo late en estos Cuentos reunidos la alegórica visión a un pasado en guerra que durante tres años  dividió a una España de alegres perspectivas, y que durante cuarenta años sembró el odio entre unos hermanos que nunca entendieron como fueron abocados al abismo de la sinrazón.


 









Cuentos reunidos
José Hierro
Prólogo de Santos Sanz Villanueva
San Sebastián de los Reyes, Universidad Popular José Hierro, 2012, 214 págs.


No hay comentarios:

Publicar un comentario