Páginas vistas en total

miércoles, 15 de julio de 2015

Óscar Esquivias, y 3



… me gusta 
VIENE LA NOCHE

 
     Óscar Esquivias (Burgos, 1972) cierra su trilogía iniciada en Inquietud en el Paraíso (2005), continuada en La ciudad del Gran Rey (2006), con Viene la noche (2007). Esta tercera entrega, conclusión aparente de las anteriores, resulta distinta a ese relato final esperado. El burgalés se permite un giro de ciento ochenta grados en la historia, y algunos lectores podrían pensar que los dos primeros capítulos resultan el sueño o incluso el delirio más inexplicable de su autor. La historia contada en ambas novelas, con la Historia con mayúscula como fundamento, el levantamiento militar en el Burgos de 1936, sobresalía por un imaginativo trasfondo de ficción aportado por el narrador: en la primera, una visión realista de los hechos, en la segunda una narración fantástica capaz de desvirtuar algunos de los acontecimientos propuestos, con un final sin justificar y, esta tercera, muy distinta de las anteriores, capaz de articular y resumirse en una denominada visión postmoderna ( fechada en diciembre de 2006 y primeras semanas de 2007) como cierre, inesperado, la historia.
     Una vez hecha esta aclaración, convendría señalar los aciertos de Viene la noche que postula sobre ese infierno que apuntaba el autor en el inicio de su trilogía: Inquietud (paraíso), La ciudad (purgatorio), Viene la noche (infierno) o quizá deberíamos señalar, el mundo en el que vivimos, donde se han perdido algunas de las certezas e ilusiones de nuestra vida anterior, como por ejemplo, el modelo de una ideología como verdad única, sepultada tras esa alocada visión de una guerra, de la que solo unos cuantos lograron sobrevivir. Tal vez, una no menos cruenta postguerra o una frustrante democracia, repleta de violencia, particular y colectiva, aunque siempre con la memoria como trasfondo. Y así se sienten algunos de los personajes de esta tercera parte porque Benjamín Tobes que ha vivido parte de aquellos episodios, en el Burgos de su infancia y adolescencia, vuelve muchos años después para ver morir a su hermano cura y, durante su estancia, matiza, con su fuerte temperamento, las opiniones de un desconocido Óscar Esquivias vertidas en sus libros. Un guiño cervantino que se permite el escritor para, de alguna manera, volver a escenas de su historia anterior y justificar así parte de su creación.
     En esta tercera entrega crea un juez inapelable en una sociedad costumbrista, aunque dogmatizada por unas lecturas que van iluminando sus más de ochenta años: Víctor Hugo, Dostoievski, Galdós, son los clásicos que reinterpretan para el jubilado Benjamín, la sociedad del momento, los ángulos de un barrio madrileño: la homosexualidad, las parejas de hecho, la inmigración, las sectas, o apuntes de actualidad como el atentado de la terminal de Barajas y que justifican los grandes problemas que asolan a la humanidad; pero eso sí, se trata de un infierno, bienintencionado.
                    










VIENE LA NOCHE
Óscar Esquivias
La Coruña, Ediciones del Viento, 2007

 

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada