Páginas vistas en total

miércoles, 27 de junio de 2018

ESCRITORES ANDALUCES POR LA PAZ


EL ARTE DE LA PAZ                          

    













     

       
        Durante buena parte de nuestra vida seguimos aquellos sucesos mundiales que llaman nuestra atención. En la era de la comunicación los acontecimientos nos acompañan y ciertas actuaciones nos transforman en seres insensibles: hambre, injusticia o guerra ¿Cuánto tiene de inevitable una guerra? Irrefutable pregunta que han debido hacerse algunos de los pensadores más influyentes de todos los tiempos. Hablamos de un desastre que acompaña al hombre desde los albores de su existencia. La Historia está salpicada de acontecimientos violentos que han dejado la huella de innumerables fechas que conmemorar. El arte de la guerra es una actitud asociada al ser humano que no dejará de contabilizarse mientras ignoremos que conceptos como éste conducen a nuestra destrucción.
        Escribir sobre la guerra se convierte en algo tan absurdo y peregrino como negar esa realidad. Somos capaces de asociar imágenes con acontecimientos de evidente resonancia histórica. El siglo XX ha estado salpicado por numerosas asociaciones que han acompañado a nuestras últimas generaciones. Los acontecimientos de los primeros años del siglo XXI desembocarán en una inevitable guerra entre los innombrables E.E.U.U. e Irak. Al bombardeo informativo de las últimas semanas, un buen día seguirá la noticia de que los norteamericanos, sin aparente permiso, bombardean al pueblo iraquí. El argumento es simple: un personaje como Sadam Hussein ha  osado enfrentarse al país que lidera el mundo. Los europeos que contamos paralelamente nuestras guerras con semejantes períodos de paz no estamos dispuestos a que un líder, orgulloso y rencoroso, nos arrastre a un conflicto que empañará el resto de nuestra existencia Si ponemos en tela de juicio la validez de los argumentos de una nación que ha presentado sus batallas lejos de sus fronteras, erigiéndose en juez de una corte autoritaria y sentencia, según la popularidad de sus líderes o su economía, salvaremos a nuestros jóvenes del horror de la peor de las miserias. Diariamente, centenares y miles de manifestantes, piden la paz para que el buen juicio guíe a nuestros líderes. Claman que reine, por una vez, la armonía en nuestro planeta y que la historia se escriba con las letras de la concordia.
       
Pedro M. Domene


No hay comentarios:

Publicar un comentario