Páginas vistas en total

jueves, 31 de mayo de 2018

Desayuno con diamantes, 137


EL ESPACIO DE LA FICCIÓN 

      
       José María Merino (La Coruña, 1941) ha escrito que su relación con la literatura procede de su infancia lectora, y en sus comienzos unos cuantos poemas llegaron a convertirse en dos libros publicados, aunque los pasadizos de su imaginación le llevarían a la construcción de textos de ficción narrativa donde desarrollar convenientemente los conceptos de realidad y de enigma. Hoy Merino forma parte de esa raza de escritores que desde sus inicios como narrador vuelven al relato como el auténtico arte de contar, superando esa tesitura que oscila entre realismo e idealismo, entre formalismo y contenido; en realidad, el proceso de escritura en su estado puro, o lo que definimos como la literatura de compromiso.        Tzvetan Todorov hablaba de esa incertidumbre entre lo real y lo irreal, entre la vigilia y el sueño, entre la evocación de la memoria y una realidad presente, que calificamos en los 80 de «nueva fabulación», aquella que sirviéndose de la realidad o del dato histórico descubre el revés de lo real y de lo fantástico, y así décadas después la literatura de Merino vive en constante actualidad. El volumen, Historias del otro lugar (2010), reunía buena parte de la totalidad de sus colecciones publicadas hasta el momento, Cuentos del reino secreto (1982), El viajero perdido (1990), Cuentos del Barrio del Refugio (1994), 50 cuentos y una fábula. Obra breve (1982-1997) (1997), La casa de los dos portales y otros cuentos (1999), Días imaginarios (2002), Cuentos de los días raros (2004), Cuentos del libro de la noche (2005), La glorieta de los fugitivos. Minificción completa (2007), Las puertas de lo posible (2008), y posteriormente, El libro de las horas contadas (2011) y La trama oculta (2014).
       Ángeles Encinar edita, Aventuras e invenciones del profesor Souto (2017), el personaje protagonista que durante años ha mantenido esa versátil y estrecha amistad con su creador, sin que a los lectores se les escapara esa similitud entre uno y otro. Esta recopilación desvela esa voluntad por descifrar el misterio de los innumerables lenguajes de la ficción, puesto que el autor y su alter ego han insistido desde siempre en la necesidad de la imaginación para comprender la realidad.
       La obra narrativa breve de Merino ha sido estudiada en numerosas ocasiones a propósito de esa fantástica visión que ofrecen la mayoría de sus relatos, que incluyen esa manifiesta voluntad de presentar fenómenos diversos como la irrupción de lo ficticio en el mundo real, con apariciones de ultratumba, seres o cosas de otros tiempos en extraños espacios, espíritus y monstruos favorecidos por la capacidad que nos brinda la metamorfosis; pero pese a considerar este tipo de narrativa reducida a una simple anécdota, sus valores esenciales y existenciales plantean tanto al narrador como al personaje, y por extensión al lector, no pocas dudas acerca de esa adscripción al género maravilloso-fantástico.
       Aventuras e investigaciones del profesor Souto reúne las ficciones protagonizadas por Eduardo Souto, un personaje significativo en el conjunto de la obra de José María Merino, que convive desde hace treinta años con el escritor y protagoniza tanto sus fábulas breves como las extensas, ensayos, minicuentos y alguna de sus novelas cortas. Souto aparecía en “Las palabras del mundo”, cuento incluido en El viajero perdido, y se presentaba como un profesor prestigioso que, a pesar de sus méritos docentes e investigadores, no había obtenido la cátedra debido al abuso de poder en su departamento, una adversidad común en ambientes universitarios; para Souto y Merino este y otros desvaríos forman parte de esa percepción que caracteriza a las palabras sin significación plena y, por consiguiente, a la incomprensión del discurso. El personaje reaparecerá en Cuentos del Barrio del Refugio, concretamente, en el relato titulado, “Signo y mensaje”, donde se le califica de vagabundo mítico, protagonista de historias estrafalarias; al profesor, se une con el tiempo Celina Vallejo un personaje recurrente que ya aparecía en “Las palabras del mundo”, discípula que daba cuenta de la transformación y los desvaríos de su director de tesis. El mismo profesor ofrece, desde Providence, un prólogo al volumen de cuentos de Merino, Las puertas de lo posible, fechado en marzo de 2008, escribe sobre el propósito literario del escritor y la visión de futuro de casi toda su ficción.
       El volumen ejemplarmente editado por Encinar presenta la totalidad de los textos que protagoniza Souto y añade valor e importancia al personaje porque incorpora, curiosa y acertadamente, los inéditos, “La hechizada” y “La biblioteca fantasmal”, además de alguno reciente, “Liquidando al meta” que forman parte del bloque, titulado I. Aventuras; y el apartado II. Invenciones, quedaría conformado, según Merino, por un “jardín de flores curiosas”, una interesante, por su actualidad, variedad de registros narrativos que incluye una carta, ensayos, minicuentos y fábulas.
       Una vez leído el conjunto de los textos que integran las aventuras y las invenciones encontramos que Souto está instalado en la cómoda situación de ser el otro yo de José María Merino, y tanto es así que en innumerables ocasiones asume el protagonismo del escritor y plasma, por ejemplo, sus reflexiones en “La glorieta miniatura”, donde describe los rasgos del género desde el plano de la ficción, o se refiere al tamaño de los microcuentos, la concisión y síntesis de los mismos, así como el bagaje de siglos de escritura y la posibilidad de descubrir un minicuento nuevo y sorprendente. Curiosos los “Minisoutos patafísicos”, inéditos en su mayoría, y los cinco “Miniminis”, metaliterarios que conforman ese nuevo discurso innovador. Y al final, cuando uno cierra el volumen, coincide con Ángeles Encinar en calificar al profesor Souto como un personaje quijotesco, forjado desde su origen en la dicotomía cordura-locura que siempre ha estado al servicio de los intereses literarios de su autor, y porque él mejor que nadie simboliza el tema de la pérdida de la identidad, recurrente y esencial en la obra de José María Merino.

José María Merino; Aventuras e invenciones del profesor Souto;  edición de Ángeles Encinar; Madrid, Páginas de Espuma, 2017; 334 pp. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario