Páginas vistas en total

martes, 24 de abril de 2018

Raúl Hernández Viveros


…me gusta



RELATO ESPAÑOL ACTUAL, UNA VALORACIÓN Y UN ANÁLISIS

        El relato español contemporáneo goza en estos momentos de un prestigio tan importante que estudiosos del género se asoman, desde perspectivas muy diversas, al trabajo realizado por las generaciones de escritores españoles de las últimas décadas, sobre todo desde la implantación de la democracia en el año 1977. Conviene señalar que el auge producido en estos últimos tiempos viene avalado por la calidad de los autores y de sus textos; también conviene resaltar que han sido necesarias varias generaciones de narradores para mostrar la fuerza del cuento o del relato que, en estos momentos, se está publicando en y fuera de España. Podemos aducir los condicionamientos varios que han llevado a los autores a ensayar en un género tan interesante y, además, añadir que a través del cuento se pone manifiesto el empleo de fórmulas diversas que dan sentido a un género que vuelve una y otra vez a recuperar el protagonismo de antaño, sobre todo de la tradición decimonónica del XIX, porque en esencia se retoma el interés por contar historias, en su sentido estricto. Antologías, colecciones, revistas y editoriales que se vuelcan sobre este arte narrativo evidencian que los hallazgos narrativos están el relato corto, con una variedad técnica y estilística dignas de lo mejor que se escribe hoy. Pero evidentemente, resulta arriesgado aventurarse en el mundo literario español iniciando una colección de narrativa breve y publicando, esencialmente, volúmenes de cuentos o relatos en su sentido estricto. La década de los 80 y, también, la de los 90, resultaron importantes porque numerosos autores vieron publicadas sus colecciones de una u otra forma y sobre todo se pudo hablar de un renacimiento de este género breve. Francisco Umbral ya escribía en la década de los 70 que «para él, el cuento era el género que mejor se correspondía con el estado de conciencia del hombre actual». Durante estos últimos años el relato vuelve a su concepto tradicional, aquel en el que lo narrativo constituye el elemento esencial del cuento, y no importa que durante estas dos últimas décadas se hayan escrito cuentos de terror, policíacos, eróticos, históricos, humorísticos y que revistas y editoriales se aventuren con colecciones de cuentos, aunque a partir del año 2000 su originalidad consista en ver agrupadas numerosas colecciones por temas: como el mar, el adulterio, los trenes, la música,  o recetas y cocina.
        No menos curioso resulta el hecho de que estudiosos y escritores de habla española en otros países se aventuren en antologar ampliamente el género que venimos defendiendo desde el principio de estas líneas. Me refiero a escritores que han ensayado el género en sus propias «carnes» y de una forma, también, interesante y magistral. No me cabe la menor duda de que el mexicano Raúl Hernández Viveros, autor de una voluminosa obra cuentística y narrativa, aborda el estudio del cuento español con ese magisterio de años y con el conocimiento tanto de las técnicas, de las estructuras, de los temas y de la proyección del cuento español, leído y estudiado por el veracruzano, desde sus inicios en literatura. Así el libro que se presenta, Relato español actual, coeditado por la Universidad Nacional Autónoma de México y el Fondo de Cultura Económica, resulta ser el compendio más importante que sobre el género y su difusión en España se publica en México en la actualidad. A destacar, en primer lugar, el rigor de la edición, en segundo término, el conocimiento de los autores españoles que tiene Hernández Viveros y tercero y último, la amplitud de visiones que podrá encontrar el curioso lector en los cincuenta y cinco autores seleccionados en esa diversidad curiosa que uno puede encontrar. Y me refiero a una diversidad curiosa en el sentido positivo del término porque en esta amplia antología del relato español uno encuentra autores de gran prestigio como José María Merino, Luis Mateo Díez, Cristina Fernández Cubas, Soledad Puértolas, Enrique Vila-Matas, otros nombres de una generación literaria que arrancaba en los primeros años de la transición española, incluidos Pedro Zarraluki, Antonio Muñoz Molina, Ignacio Martínez de Pisón, Juan Miñana que forman parte de una generación posterior, la de los 80, instaurada la democracia en España y cuya obra sustenta, hoy en día, la narrativa española contemporánea dentro y fuera de las fronteras naturales; e incluso, otros autores interesantes como Herminia Luque Ortiz, José Manuel Benítez Ariza, Juan Bonilla o Alejandro Luque, cuyos primeros pasos literarios se iniciaban por los años 90 y hoy son esas nuevas generaciones de una narrativa pujante y que forman parte de la vanguardia literaria española. Y lo más curioso en este libro, aunar en una selección tan amplia una visión de conjunto del cuento español.
        La habilidad de Raúl Hernández Viveros muestra a través de un inteligente «Prólogo» tanto las perspectivas del género en las antologías publicadas anteriormente y citadas, como las ambiciones del relato en España o unas reflexiones críticas que realiza el propio antólogo que terminan por situar el género en su justa medida. Así, casi al final de su análisis, Hernández Viveros añade que, en su «selección realiza un recorrido por la geografía narrativa llena de fascinación e interés por los autores que describen sus propias obsesiones. Y puntualiza que cada lector está en la libertad de aceptar su propia interpretación sobre esta selección tan amplia».
        Relato español actual, en selección, prólogo y notas de Raúl Hernández Viveros, constituye el compendio y la visión de los autores españoles que han forjado y siguen forjando lo más significativo de su narrativa en un género con el que, como algún autor ha señalado, mejor se interpreta el ritmo de la vida y esto, dicho así, es la mejor de las literaturas.





Relato español actual
Raúl Hernández Viveros
Madrid, F.C.E. 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario