Páginas vistas en total

lunes, 5 de marzo de 2018

Enfermedades y traumas que sufrió D. Quijote.



La ciencia en el Quijote
Enfermedades y traumas que sufrió D. Quijote.



        *En fin llegó el último de D. Quijote, después de recibidos todos los sacramentos y después de haber abominado con muchas y eficaces razones de los libros de caballerías. Hallóse el escribano presente y dijo que nunca había leído en ningún libro de caballerías que algún caballero andante hubiese muerto en su lecho tan sosegadamente y tan cristiano como D. Quijote; el cual, entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron, dio su espíritu: quiero decir que se murió+. Así relata Miguel de Cervantes el instante en que el personaje principal de su inmortal novela, Don Quijote de la Mancha, pasa a mejor vida.
        El Quijote es mucho más que una soberbia parodia de los libros de caballería. La novela de Miguel de Cervantes constituye un tratado científico que habla de astronomía, medicina, matemáticas, sicología...
        El análisis de la obra pone de relieve que Cervantes sabía de qué hablaba cuando tocaba temas relacionados con la medicina, una disciplina que efectivamente le preocupaba. *Es extraordinaria la intuición de Cervantes, así como es notable su sentido de observación, de la misma forma que sorprenden sus conocimientos médicos+, afirma el profesor José Manuel reverte en su libro La antropología médica y el Quijote.
        Hay quien asegura que para perfilar la semblanza de la condición física y mental del protagonista de la irrepetible parodia de los libros de caballería , Cervantes se inspiró en la obra del siglo XVI@ Examen de ingenios para las ciencias@, en la que el doctor Juan Huarte de San Juan incluye un pequeño tratado sobre lo que se identificó en la filosofía clásica y durante la Edad Media como la teoría de los cuatro humores- sangre, bilis, flema y melancolía. Según ésta, D. quijote estaba bajo el influjo de la bilis, y por tanto debería ser alto y delgado; de temperamento colérico, sabio ingenioso y propenso a la extravagancia debido a Ala destemplanza caliente y seca del cerebro@ que afecta a los dominados por el humor biliar, vinculado al aire y al hígado.
        Con un desparpajo encomiable, Cervantes hace referencia en la novela a la alimentación, el hambre, la obesidad, la delgadez, la salud dental, el sueño, los traumatismos y heridas, el dolor, la higiene personal, la lipotimia, la menopausia y una larga lista de síntomas y enfermedades variopintas que hoy conocemos como lepra, infarto, dermatitis serborreica, sordera, sonambulismo, malaria... De hecho algunos especialistas afirman que el escritor diluyó en El Quijote sus propios problemas de salud, sino todos algunos de ellos.


        En Enfermedad y muerte de Cervantes el doctor Antonio López Alonso, decano de la facultad de medicina de la Universidad de Alcalá de henares, en Madrid, afirma que@existe un estimable porcentaje de probabilidad de que la enfermedad que padeció Cervantes fuera una cirrosis hepática con diabetes secundaria que condujo a su muerte en 1616. Éste habla de lo que entendía por Ahidropesia@, que no es otra cosa que la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. esta retención crónica que hoy se conoce como Aascitis@ está causado por una enfermedad del hígado, caso de la hepatitis y de la cirrosis ocasionada por la ingesta abusiva de alcohol, esto no significa que Cervantes fuera alcohólico, Así mismo él también tenía ganas permanentes y una necesidad imperiosa de beber agua, este síntoma es muy común en la diabetes; manifiesta también Cervantes una profunda sensación de agotamiento Cla asteniaC que se va acrecentando según avanza la enfermedad.
        Si nos centramos en los personajes, vemos a Sancho panza como un hombre obeso, incluso bulímico, la glotonería del escudero es criticada por su amo diciendo *verdad es que, cuando él tiene hambre, parece algo tragón, porque come apriesa y masca a dos carrillos+. Para el profesor Reverte Aeste comer apriesa es síntoma característico del obeso hipoglucémico, la bulimia, deseo de llenar urgentemente el estómago.
        Sin embargo, D. Quijote es la antítesis de su escudero glotón, el hidalgo imita la dieta hipocalórica y vegetariana de los caballeros andantes hasta el extremo de poner en peligro su salud, hasta el punto que dice a Sancho *Hágote señor Sancho, que es honra de los caballeros andantes no comer en un mes+. Si flaco lo vemos al comienzo de la novela, flaco, amarillo y con ojos hundidos regresa al final de su carrera andante, los ayunos de D. Quijote son tan prolongados que en algunos momentos Cervantes afirma que estaba tan seco y amojamado que no parecía sino hecho de carne de momia. Para el mencionando profesor Reverte D, Quijote estaba seco y amarillo de pura anemia, la ictericia o coloración amarillenta de la piel, ojos y boca es uno de los síntomas de esta enfermedad.
        Una de las ideas obsesivas de Cervantes es la de los traumatismos, hasta el punto que se pueden llegar a contar alrededor de 136. Los personajes centrales sufren un continuo vapuleo, interrumpido de vez en cuando por fases de reposo relativo durante las que se reponen de las lesiones y magullamientos sufridos, Cervantes hace que D. Quijote se caiga 14 veces de su caballo, de la cama o de otro lugar y describe cada batacazo con sus correspondientes lesiones. Le sigue en caídas su escudero Sancho, que da con los huesos en el suelo en al menos once ocasiones. Sus medios de transporte, Rocinante y el burro Rucio, tampoco se salvan de las caídas, y del resto de los personajes, 36 sufren traumatismos de diversa índole en una o varias ocasiones.
        Algunos ejemplos serían:
CEl vizcaíno Sancho de Azpetia le arranca media oreja de una estocada(IX)


CEl arriero celoso de Maritornes le propina puñetazos en la mandíbula hasta dejarle sin sentido(XVII).
CEl ventero le da unos puñetazos en la boca tras ver acuchillados los pellejos de vino (XXXV)
CUn mozo de mulas le apalea con su propia lanza hecha pedazos(IV)
CRecibe coces y patadas al pasar sobre él una piara de cerdos(LIX) y una manada de toros(LVIII)
CMaritornes y la hija de la ventera provocan erosiones en la muñeca de D. Quijote al atarla con un recio cordel (XLIII)
En el Siglo de Oro un alto porcentaje de la población española perdía íntegramente su dentadura debido a la falta de higiene bucal. Cervantes se hizo eco de este problema sanitario y lo refleja en su novela. D. Quijote pierde en el maxilar inferior derecho dos piezas y media a causa de sangramiento de las encías-gingivorragia- y confiesa que jamás sufrió neguijón o caries. Sin embargo por una violenta pedarda, Ale llevaron de camino tres o cuatro dientes y muelas de la boca desde lado derecho a la quijada alta@. Cervantes también menciona el reuma y los catarros como otras dos causas responsables del deterioro dental y expresa por boca del caballero andante su inquietud por el cuidado bucal: Amás vale un diente que in diamante@ A D. Quijote también le inquieta la limpieza dental, pues recomienda que el caballero, al terminar la comida Ase quedará recostado sobre la silla mondándose los dientes como es costumbre@.
Por último y de una manera muy esquemática mencionar algunas de las enfermedades que se citan claramente en la novela cervantina:
CCalenturas: las sufre D. Quijote cuando está moribundo y las preesenta un cadáver que unos frailes llevan de Baeza a Segovia.
CCefaleas: El hidalgo y su escudero las sienten constantemente, debido a los traumatismos.
CDiarreas: Sancho presenta sus síntomas después de tormar el bálsamo de Fierabrás.
CCatarro: Dice doña Rodríguez que se presenta de forma epidémica en Aragón.
CViruela: Se hace alusión a esta infección cundo Sancho, siendo Gobernador, se entrevista con el labrador. Su futura nuera tiene tremendos hoyos en el rostro.
CSífilis: Al hablar de Virgilio, Cervantes la menciona por su antiguo nombre: Amorbo gálico.
CMalaria: Se menciona en un juego de palabras entre Pedro y D, Quijote.
CPiojos: El hidalgo dice que todo caballero andante los sufre
CHipertrofia cardiaca: Cuando habla Montesinos por boca de D. Quijote advierte que el corazón que le arrancó al caballero Durandarte era grande y pesado.



Para concluir el tema tal y como lo hemos iniciado, nos seguiría quedando la incógnita de poder desvelar de qué murió D. Quijote.
)Fue un accidente vascular o una cardiopatía, fue una insuficiencia  suprarenal aguda, una crisis hipertensiva, una neoplasia o una simple consunción orgánica?
Cervantes no lo sabe o no pone voluntad en manifestarlo y no hay que descartar que la Aauptosia@ de D. Quijote quizá tampoco lo aclare.

Curso: Charlas sobre El Quijote (2005)    

M. Ángeles Pérez Sánchez
I.E.S., Albujaira (Huércal-Overa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario