Páginas vistas en total

miércoles, 20 de mayo de 2015

Hoy invito a…



Eugenio Polisky





     El siguiente poema forma parte de Quimera Bulevar, que recorre las figuras más salientes de la dramaturgia shakespereana, desde Othello hasta Hamlet, pasando por Macbeth y el rey Lear, recuperando las piezas clásicas en función de su propia creación lírica.

El Rey
                                                  You see me here, you gods, a poor old man,
                                                           As full of grief as age, wretched in both.
                                                           (Aquí me ven, oh dioses, un pobre anciano,
                                               lleno de dolor y de edad, desgraciado en ambos.)
                                                                                              King Lear / El rey Lear

I
le decían El Rey

El Rey

el que ascendió desde abajo
despiadado
hijo de inmigrantes
capitalista
pirata

esto lo sabían todos
esto lo sabía él

qué sabía él
        hacer negocios vender acciones comprar divisas
                                                                       era lo suyo
        fundar empresas fundir industrias echar obreros
                                                                       era lo suyo
        hacer vender comprar fundar fundir echar
                                                                       era lo suyo
        enriquecerse
                                                                       era lo suyo
                                                                       era lo suyo
                                                                       era

pero ahora
                                                               ahora
hoy

El Rey estaba cansado
       

soñó un sueño de sosiego          y convocó a sus tres hijos


es decir, dos hijas
                                                       y un Hijo



II
El Rey cansado
ahora sintió un repentino amor
por sus dos hijas
                                                       por su Hijo
quiso cederles todo
concederles el poder de actuar ahora
darse el lujo de ser generoso ahora

enseñarles a sus brazos a flotar con dedos de alga
sonreír con los trazos delicados de la compasión
transformarse en santo de sandalias y palomas
trascender
                                       ahora

El Rey cansado
con la bondad de la fatiga
reunió a sus dos hijas
                                       ahora
                                                       pero no a su Hijo

        que le escribió desde lejos que no podía viajar ahora
        que no importaba que no le diera que disfrutara ahora
        que lo quería que no quería su dinero
        que viajaría que no ahora que

El Rey

en su vida
nunca
jamás
aceptó un no
                               menos ahora

por eso sus dos hijas
                                                       pero no su Hijo
sonreían                   ahora
asentían                   ahora
complacían                       ahora

por eso a sus dos hijas

                                                       y no a su Hijo
                                                       nunca a su Hijo
                                                       jamás a su Hijo
les regaló todo
todo
todo
                t
                        o
                               d
                                       o

                                                       ahora

III
el descenso de El Rey fue rápidolento

demasiado rápido para ser derrumbe con prestigio
demasiado lento para evaporar la agonía

        con la celeridad del arrepentimiento muy pronto se encontró deambulando entre la casaquinta de una hija y el piso en pleno centro de la otra
        espacios grandes restringidos puertas cerradas silencios grises
        recriminaciones de un pasado que cada vez recordaba menos
        le fue fácil a una también a la otra justificarse desentenderse
        (buen ejemplo tenían)

El Rey

        guardias que niegan la entrada
        timbres que suenan sin respuesta

esfumada la certeza quedó transparente

                                               lo material inmaterial

le decían
le decían El Rey

un día de otoño en el banco de una plaza

IV
llueve en la ciudad llueve
llueve en la ciudad un día de otoño llueve
llueve en la ciudad un día de otoño en el banco de una plaza llueve

llueve una lluvia que es tormenta que es tormento
llueve frío
llueve viento
llueve el pasado el presente sobre El Rey
llueve El Rey y ruge reniega reconoce llueve
llueve truenos llueve gris
llueve el daño causado llueve lo no hecho
llueve el deseo
llueve el ojalá el quizá el por qué

llueve
y una gota de luz se desliza por la boca del olvido
llueve sobre El Rey


V
por la plaza
                                                       un joven
algo busca
alguien
tal vez un viejo un padre un loco
El Rey
                        lo ve

es él                                                                mi Hijo
                Hijo


                               H
                                       i
                                               j
                                                       o



un reencuentro
un relámpago


uno que fue rey


Eugenio Polisky nació en EE. UU. Creció en la Argentina, donde cursó sus estudios universitarios. Entre 2007 y 2009, fue miembro del Grupo de Escritores de los Malos Ayres. En 2011, publicó en coautoría Ángulos de la Locura como miembro fundador del grupo homónimo. Traduce poesía al inglés y al español. Participa activamente en encuentros literarios y emisiones de radio. Desde 2012, forma parte de Las Puntas del Clavo, un colectivo que integra diferentes disciplinas con la intención de transformar la palabra más allá de lo escrito. En mayo de 2013, se publicó su poemario Silencio en la nada luz.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario