Páginas vistas en total

viernes, 9 de diciembre de 2016

Jasone Osoro



…me gusta

 
ESCAPARATES
       El filósofo Hegel escribió que «la contradicción es la raíz de toda manifestación vital». Si entendemos esta sentencia como algo transcendente, buena parte del argumento de Greta (2007), la novela escrita originalmente en euskera de Jasone Osoro (Elgoibar, 1971), muestra esa actitud irreal de las cosas o, incluso, la búsqueda de otra identidad, vivencias que desembocan en el desamor y en esa suma de contradicciones que, de alguna manera, provocan reacciones distintas en el ser humano y conforman nuestra verdadera existencia. Oscar, Greta y Ana forman un curioso triángulo en el que, más que una historia de amor, se cuenta la angustia existencial que sufren cada uno de ellos en su vida. Lo más sorprendente el personaje que da título al libro: un maniquí con el que, el joven Oscar, mantiene una especial relación que se remonta a su pasado inmediato y a sus recuerdos familiares, a un antiguo bazar, negocio regentado por su abuela Lola, lugar donde siempre ubicó a Greta. La obsesiva relación del joven adquiere tales dimensiones en la historia contada por Osoro como para montar toda una trama en torno a este fetiche, capaz de romper el equilibrio humano entre los dos jóvenes amantes.
       Oscar se debatirá entre esa dicotomía que supone el auténtico amor a Ana y esa especie de deuda que tiene con su pasado familiar, representado por Greta, aunque el personaje a lo que, realmente, se enfrenta es a su propio miedo, a ese extraño sentimiento que reina sobre su vida y se convierte en una especie de deseo al revés. Cuando el joven entiende que su relación ha llegado a un callejón sin salida, decide salir de una sociedad ortodoxa en la que siempre ha vivido y viajar a la capital para buscarle un escaparate a su maniquí, pero la realidad más recalcitrante es la de encontrar su identidad y poder así construir un futuro junto a Ana.
       Con un diálogo perfectamente ejecutado, la novela fluye a lo largo de los tres capítulos que encabezan sus protagonistas, para que cuenten de primera mano sus experiencias. En la ciudad, otro mundo se asomará a la vida de Oscar y, superada la prueba, el relato termina con un brevísimo epílogo, en realidad, un guiño humorístico que le otorga el sentido último a la historia. Cierta técnica cinematográfica recuerda al mejor García Berlanga en su tratamiento, en realidad un alegato a la soledad e incomunicación de la raza humana que Osoro explicita, con una perspectiva distinta, no excluye el erotismo esgrimido por el cineasta valenciano en secuencias de sus mejores películas pero que, en Greta, la narradora dulcifica con humor y hasta lo subraya en un personaje secundario, Smoke, cuando este contempla, sobre la cama de un mugriento hostal, una lámina, El beso, de Klimt.







GRETA
Jasone Osoro
Barcelona, Seix-Barral, 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada