Páginas vistas en total

martes, 20 de diciembre de 2016

Robertson Davies



…me gusta
 
FANTASMAS PARA LA NAVIDAD

El espíritu festivo, de Robertson Davies, reúne cuentos de fantasmas para festejar la Navidad.

 
       Espíritu festivo es una colección de dieciocho cuentos de fantasmas que Robertson Davies escribió mientras estuvo como profesor en Massey College, de la Universidad de Toronto. Según sus palabras, y en un “capítulo autobiográfico” previo, en Navidad se celebraba una fiesta en la que diferentes artistas colaboraban para entretener a los invitados. A Davies se le ocurrió escribir un relato de fantasmas, siguiendo la tradición clásica, y así lo seguiría haciendo durante los siguientes dieciocho años, historias que luego se convertirían en un libro. El fantasma de Dickens, de Ibsen o incluso de la reina Victoria se pasean por estas páginas llenas de humor y de curiosidades literarias.

Los cuentos
       Historias para ser leídas en voz alta año tras año y ante un auditorio de personas conocidas que a menudo aparecen como personajes secundarios en algunos de estos relatos. Las hay de todo tipo: el espíritu de un estudiante de postgrado condenado a defender sin cesar su tesis, el fantasma de un decano olvidado de la Universidad, las almas de los escritores canadienses que anhelan renacer como escritores americanos, pero sobre todo abundan los espectros de sangre azul, y así a lo largo de estos relatos irán apareciendo miembros de la realeza, Jorge IV, Jorge V, Jorge VI, la reina Victoria, o el primer ministro canadiense William Lyon Mackenzie King. En estos cuentos habrá que entender la palabra "fantasma" en un sentido bastante más amplio porque algunos demonios sienten nostalgia navideña, y pequeños sátiros disfrutan de su vida eterna, o incluso santos católicos que piden asilo en la universidad.
La sombra del Frankenstein de Mary Shelley, planea sobre estos cuentos, según testimonia el propio Davies, y también se refiere con respeto y devoción a algunos de los padres del género, a los que pretende rendir homenaje con sus propias historias: Montague Rodes James, Henry James con su mejor obra, Otra vuelta de tuerca, ejemplo a imitar; Joseph Sheridan Le Fanu o Montague Summers. Pero Davies es consciente de que los relatos de fantasmas clásicos tienen un tono altisonante y afirma: "Nada más lejos de mi intención que faltar al respecto aquí a los espectros serios". El primero de los cuentos, “Revelación de una chimenea asfixiante”, muestra ya ese carácter distinto en el planteamiento narrativo del canadiense; jocoso resulta “La reina se divierte”, y no menos hilarante el protagonizado por el Papa Pablo VI, “Refugio para santos denostados”, o la visita al claustro universitario de un espectro de segunda mientras en "La fotocopiadora de la habitación perdida", se espera la llegada del fantasma del dramaturgo Henrik Ibsen, entre otros, sin que por otro lado no debamos interesarnos por el resto.


El autor

       Robertson Davies nació en Thamesville, Canadá en 1913. Falleció en 1995, fue un escritor, crítico, periodista y profesor canadiense. Davies es uno de los autores más conocidos de Canadá. Nacido en la región de Ontario, se educó en distintas instituciones de su país y Europa. Tras licenciarse en Literatura en Oxford, trabajó como actor en la Old Vic Repertory Company, donde conoció a la que sería su esposa. En 1940 regresa a Canadá para dedicarse con éxito al periodismo y a escribir comedias; su columna humorística, firmada con el seudónimo de Samuel Marchbanks, tuvo un éxito inmediato y algunas de sus obras de teatro fueron muy aclamadas. A comienzos de los años cincuenta publica la primera de sus once novelas, organizadas en trilogías, que lo harían mundialmente famoso: la Trilogía Salterton: A merced de la tempestad (1951), Levadura de malicia (1954) y Una mezcla de flaquezas (1958); la Trilogía Deptford: El quinto en discordia (1970), Mantícora (1972) y El mundo de los prodigios (1975); la Trilogía de Cornish: Ángeles rebeldes (1981), Lo que arraiga en el hueso (1985) y La lira de Orfeo (1988); y la inacabada Trilogía de Toronto: Asesinato y ánimas en pena (1991) y Un hombre astuto (1994).
       En los años sesenta abandonará progresivamente el periodismo y comenzará a enseñar literatura en la Universidad de Toronto, actividad que compaginará con la escritura hasta su jubilación, y entonces escribirá Espíritu festivo (1982). Además de novelas, Davies es autor de una treintena de libros entre cuentos, obras de teatro, crítica literaria y recopilaciones de artículos.
       Robertson Davies considerado un narrador tan irónico como imaginativo, tuvo una visión de la vida más tragicómica que sentimental. En el periodismo descubrió cómo viven las personas, qué hacen por la noche y qué sucede tras las puertas de sus casas; del teatro a elaborar espléndidos diálogos para decir lo máximo con el mínimo de palabras posible, y de su educación presbiteriana, con su terrible concepto del destino, heredó la cuestión moral a la que se enfrentan sus peculiares personajes: la tenue línea que separa el libre albedrío de la predestinación, la inocencia, o la condena de la salvación. Y de su educación británica el humor presente en sus novelas que lo convirtieron en un solicitadísimo conferenciante.










Robertson Davies; Espíritu festivo. Cuadernos del fantasmas; trad., de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera; Barcelona, Libros del Asteroide, 2013; 306 págs.

No hay comentarios:

Publicar un comentario