Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2016

Antonio Orejudo



…me gusta
UNA TERAPIA DE LA ESQUIZOFRENIA



       Una terapia para la esquizofrenia es el argumento que ofrece Antonio Orejudo Utrilla (Madrid, 1963) para su segunda novela con la que, recientemente, obtenía el XV Premio Andalucía de Novela y que con el título de Ventajas de viajar en tren (2000) nos sumerge en una delirante narración, cargada de irónicos aspectos sobre nuestra sociedad, como la relación entre locura y escritura, las desviaciones sexuales, lo vertiginoso, la ruindad y la hipocresía. Incluso el arte narrativo en sí, en esta breve novela, muy en la línea de autores como Amo, Millás o Vila-Matas,  muestra una escritura volcada en eludir la solemnidad del relato pero es capaz de proporcionar un tono humorístico lo suficientemente dosificado como para resultar al final una fábula tan divertida como sarcástica que, me parece a mí, es de lo que se trata.
       Antonio Orejudo había sorprendido en 1996 con Fabulosas narraciones por historias, un relato en el que se cuestionaban los límites de la ficción y en el que una sucesión de historias planeaban sobre esa otra realidad histórica, la Residencia de Estudiantes, a principios de los años 20. Protagonizada por tres jóvenes que se iniciaban en las letras, finalmente conseguían establecer una estrecha amistad. En Ventajas de viajar en tren ocurre, también, algo parecido y se cuentan muchas historias para finalmente desembocar en una novela cuya tesis, precisamente, es la que sostiene uno de sus protagonistas, el psiquiatra de las primeras páginas, que dedica sus desvelos «al diagnóstico y terapia de la esquizofrenia a través de la técnica de la escritura», argumento que le servirá para presentarse en el vagón de un tren donde viaja junto a Helga Pato la mujer que acaba de dejar internado a su famoso marido en la institución donde trabaja el doctor. La primera parte de la novela desarrolla un largo monólogo tras el cual y, en una parada del tren, desaparece el joven psiquiatra, abandonando en el vagón una carpeta donde lleva los testimonios de su trabajo. Sorprendida la mujer inicia la búsqueda de su sorprendente compañero de viaje para descubrir toda una hilarante sucesión de historias que proporcionan un argumento narrativo lo suficiente complicado para divertir al lector. Entretanto asistimos al relato retrospectivo de la vida de Helga Pato, su relación con el mundo editorial y la convulsiva convivencia con su famoso marido, un novelista de izquierdas de profundidad manifiesta, además de los testimonios escritos de cuatro enfermos que terminan por demostrar que, en realidad, carecemos de una personalidad en el sentido estricto de su término, como afirma el psiquiatra en una de sus ingeniosas intervenciones. Quizá a esta conclusión llega Antonio Orejudo quien, lejos de ensayar una pequeña historia sobre la psiquiatría o el complejo mundo de la esquizofrenia, esboza la visión de un mundo tremendista, sarcástico, de clara denuncia social o lo que es más, el regocijo del placer de esa otra lectura con que se justifican muchas de las páginas de esta obra, dotada por otra parte de un valioso estilo de larga tradición literaria en este singular país y que el autor madrileño ha reforzado ironizando sobre el sentido de la Literatura misma.






VENTAJAS DE VIAJAR EN TREN
Antonio Orejudo Utrilla
Alfaguara, Madrid, 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada