Páginas vistas en total

martes, 22 de septiembre de 2015

José Antonio Garriga Vela



… me gusta

EL ANORAK DE PICASSO



     José Antonio Garriga Vela (Barcelona, 1954) se dio a conocer a un refinado público lector con Una visión del jardín (1985), una década después publicó, Muntaner, 38 (1996), durante este tiempo, su proceso narrativo ha ido creciendo con el paso de los años, El vendedor de rosas (2000), ofrece una mezcla de géneros: autobiografía, realismo, fantasía y metaficción, características comunes al resto de su obra. Los que no están (2001) y Pacífico (2008), son sus últimas entregas hasta el momento. Ahora sorprende con una extraña recopilación, tanto por su tratamiento, como por su textura, en realidad, puede concretarse en un curioso anecdotario personal, con recuerdos infantiles, bastante evocación familiar, el pasado barcelonés del autor, creado como un auténtico espacio cerrado, concebido a medida, que presupone una auténtica meta-reflexión porque entre sus líneas suelen confundirse realidad y ficción. El volumen lleva por título, El anorak de Picasso (2010), o cinco aparentes relatos de vida propia, con algún atisbo de literatura.
     Garriga Vela posee una extraña cualidad para confundir al lector con el juego de  su memoria y de la ficción, quizá por eso, el más extenso de los textos, El anorak de Picasso, resulte, de los cinco, el más atrayente porque parte de un recuerdo verdadero, las circunstancias que relacionan al narrador, el niño Garriga Vela, con un inmueble en la Barcelona del Ensanche, Muntaner, 38, y la convierte en una vivienda repleta de fantasmas cuya estela se extenderá cincuenta años más tarde, cuando el escritor, descubra los pasos del primer inquilino conocido: Santiago Rusiñol. Allí mismo fundaría el pintor el movimiento modernista «Cau Ferrat» que reunió a notables del momento, Clarasó, Casas, Canudas, Cerdá y otros, y allí, también, fue  donde la familia Garriga se instalaría y, otro notable, Pablo Picasso le encargó, al sastre Garriga,  un anorak en el año 1934, un mágico lugar que, bastantes años más tarde, el escritor recrearía en su primera novela. El resto, una memoria vivida, dará pie a cuatro historias más que de una forma hilvanada se confunden unas con otras: «El cuarto del contador», «El teléfono del señor Permanyer», «Días felices en Tánger» y «El kilómetro cero», suma de experiencias infantiles y juveniles, llamadas de teléfono, recortes de prensa, fotografías familiares, cines de barrio, o ciudades confundidas como Barcelona, Málaga, Tánger que, con bastante de autobiografía, conforman estos relatos que se confunden con su propia literatura, el autor recrea algunos pasajes y nos devuelve algunas de las situaciones y personajes de sus novelas. Lo mejor, la poderosa inventiva de Garriga Vela cuando practica, como su amigo barcelonés, Vila-Matas, metaliteratura, y ensaya para nosotros, como si de un auténtico juego de manos se tratara, a la espera de que la siguiente línea sea, una verdad o el mejor ejemplo de una buena mentira.













EL ANORAK DE PICASSO
José Antonio Garriga Vela
Barcelona, Candaya, 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario