Páginas vistas en total

martes, 15 de septiembre de 2015

Juan Eduardo Zúñiga



… me gusta
DESDE LOS BOSQUES NEVADOS

       Juan Eduardo Zúñiga (Madrid, 1927) es, sin duda, el mayor experto en literaturas eslavas de España. En 1945 publicaba La historia de Bulgaria, y después dos de sus obras más significativas, Las inciertas pasiones de Iván Turguénev (1977) y El anillo de Pushkin (1983). Hacia 1980 comienza una fructífera producción de ficción propia, las colecciones de relatos, Largo Noviembre de Madrid, La tierra será un paraíso (1986), Misterios de los días y de las noches (1992) y Capital de la gloria (2003).
        Desde los bosques nevados (2010), subtitulado, Memoria de los escritores rusos, reúne las visiones de Zúñiga sobre Turguénev y Pushkin, una memoria, aclara el autor, que vuelve a los libros rusos y recupera narraciones portentosas descubiertas en largas horas de lectura. Ambos, afirma el erudito madrileño, son fruto de un entusiasmo juvenil, una evocación y fragmentos del ámbito literario ruso. A través de  Turguénev realizó un primer acercamiento al país, a una Rusia antigua y remota. Predominan en este libro las referencias a épocas pasadas, o como afirma el novelista Yuri Libedinski, «la vida antigua de los hombres rusos, transcurrida en aquellos campos brumosos, en aquellas innumerables aldeas, en aquellas pequeñas ciudades mortecinas, la vida irremediablemente desaparecida que Pushkin, Tuguénev, Chéjov y cientos de otros escritores han pintado con tanta exactitud».
      El anillo de Pushkin, mitad ensayo y ficción, cuenta como el novelista ruso recibió un anillo de la bella polaca Elisa Vorontsova tras una larga noche de pasión, una joya que, en realidad, pertenecía al marido de la amante, el gobernador de Odessa. Pushkin presumió durante toda su vida del anillo, así como de sus poderes protectores. El día de su muerte, se lo legó a su amigo Yukovski, quien lo olvidó y se lo regalaría a su hijo, que a su vez se lo entregó al escritor  Turguénev. Sorprendido el novelista consideró que debía guardar el talismán de su admirado Pushkin hasta que, finalmente, llegó a manos de PaulinaViardot, la última propietaria que, transcurrido un tiempo, consideró donarlo al museo de San Petersburgo, donde se albergan recuerdos de Pushkin. Pero, al margen de esta historia, por las páginas de El anillo de Pushkin desfilan los nombres de Anna Karénina, Nina, la protagonista de La gaviota, Natalia, de Dimitri Rudin, Tatiana, de Eugenio Oneguin. o la Olga, de Oblómov. Y maestros como Chéjov, Blok, Gorki, Andréyev, o Lérmontov.
    Las inciertas pasiones de Iván Turguénev, no resulta una mera semblanza biográfica, o un recorrido minucioso por la obra del escritor ruso, sino que Zúñiga aborda las calidades literarias, su capacidad de penetración psicológica, o la reflexión en sus textos acerca del esfuerzo vital humano. Aunque, el extenso ensayo se concreta en una faceta desconocida, las difíciles relaciones con mujeres de su misma condición social, aunque sí abundaron con algunas de sus sirvientas.



 









DESDE LOS BOSQUES NEVADOS
Juan Eduardo Zúñiga
Barcelona, Galaxia Gutenberg/
Círculo de Lectores; 2010.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada