Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2018

Dorothy Parker


…me gusta

       Dorothy Parker (West End, 1893 - Nueva York, 1967) relata el lado oscuro de los felices años veinte y del feminismo en Una rubia imponente (1929), una novela breve que fue publicada en 1929 por el Bookman Magazine, y considerado como uno de los relatos más emocionantes y perfectos de la literatura norteamericana del siglo XX. Recibió, ese mismo año, el prestigioso premio O´Henry.



La novela
       Hazel Morse, retratada como una mujer independiente, se acostumbra pronto a vivir de los reiterados amantes que pasaban por su cama, así como a sumergirse  en el mundo del alcohol para, de alguna manera, buscar una escapatoria a su tristeza. Un progresivo deterioro personal le hará preguntarse cómo sobrevive, acostumbrada, eso sí, a conseguir lo que quiere fácilmente, y muy pronto verá que si no cambia de actitud su futuro se convertirá en toda una serie de acontecimientos repetitivos, condenándola a la destrucción personal.

       En la primera parte se relata la descomposición de un matrimonio que nunca funcionó; y en la segunda la descomposición de la protagonista, cuando de un amante a otro, de una juerga a otra y de un bar a otro, se siente hastiada de una vida sin futuro y sin alicientes; será entonces cuando decida poner fin a su vida con una elevada dosis de somníferos que no llegan a hacer el efecto planeado gracias a su criada negra.

       Según la biografía de la narradora, como la protagonista, Dorothy Parker intentó suicidarse en, al menos, dos ocasiones. El póker, el wiskey, sus amistades, eran algo que se repetía de continuo hasta la exageración, y la narradora lo describe a la perfección, de manera fría, incluso distante, pero siempre con un tono de ironía que hace que la protagonista caiga simpática y sea querida por el lector. 



       Una rubia imponente, es una obra intemporal, de amena lectura que guarda cierta similitud de ambiente con la obra y el mundo de Francis Scott Fitzgerald, aunque Dorothy Parker se muestra más hiriente y oscura en sus planteamientos que Fitzgerald, y coinciden en una magnífica descripción de los años felices de entreguerras, de la posterior depresión y de esa que época oscureció de repente toda la sociedad; primero con la crisis de la bolsa del 29, y después con la Segunda Guerra Mundial. También pude verse como un relato ácido y descarnado de la trayectoria vital de una mujer que, como el título original, es una big blonde: todo un tipazo o una chica de vida alegre, según dicen otros. En ocasiones, también es verdad que el relato desprende amargura y tristeza.


La autora/ ilustradora

       La escritora, nacida en New Jersey, siempre se sintió neoyorkina, y así refleja la vida de la ciudad de una forma magnífica y colorista, un curioso color de New York que ha sabido captar con su luz Elisa Arguilé (Zaragoza, 1972), la ilustradora aragonesa, para Círculo de Lectores/ Nórdica. Una artista que en 2007 obtuvo el Premio Nacional de ilustración por su trabajo en el libro Mi familia, con texto de Daniel Nesquens, y en 2008 el Premio Junceda Iberia por las ilustraciones de Puré de guisantes, también con texto de Nesquens.

       Dorothy Parker, versátil y brillante, como reza en su biografía, escribió artículos para Vogue, Vanity Fair y The New Yorker. Durante la Guerra Civil española fue corresponsal en varias campañas. Y Una rubia imponente,pese a su brevedad, se convierte en una pequeña obra maestra que no defrauda a nadie tras su lectura.








Dorothy Parker, Una rubia imponente; ilustraciones de Elisa Arguilé; Barcelona, Círculo de Lectores, 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario