Páginas vistas en total

miércoles, 3 de octubre de 2018

Javier Arias Artacho


me gusta…   

FUERZA Y VALOR



         Los años de la transición propiciaron la proliferación de la novela histórica, tanto de episodios de reciente actualidad en aquel momento, como lejanos. Las editoriales ofrecían una mezcla equilibrada de ficción y documentación, es decir, invención y realidad iban parejas en la reconstrucción de un tiempo nunca vividos por el autor y, por consiguiente, debía conocer bien. Durante la década de los ochenta del siglo XX, la tendencia literaria instaba a una recuperación de la narratividad, presumía acerca de la abolición de límites entre géneros literarios. Desde entonces, el panorama con respecto a la novela y sus (seudo) géneros ha cambiado. La conexión entre ficción e historia ofrecía la posibilidad de salvar un género que recobraba energías. En aquel momento, se hablaba y se catalogó como subgénero histórico, aunque en la historia literaria reciente quedan los, indiscutibles, éxitos de Eco y Yourcenar, que cuestionaban las versiones oficiales, lejos de una catalogación de la historiografía oficial, en un intento por recuperar buena parte de aquello que durante el franquismo español se había silenciado.
         En la actualidad la proliferación de novelas históricas provoca que el mercado editorial establezca un auténtico ranking de los nombres que más venden: Valerio Massimo Manfredi. Robert Graves, Colleen McCullough o José Luis del Corral, y la lista se amplia con Jesús Sánchez Adalid, Amin Maalouf, Noah Gordon o Ken Follet. A ellos se une Javier Arias Artacho (Barcelona, 1972), un escritor que dota a sus textos con esos diferentes registros con que se caracteriza a la buena literatura de tema histórico. La sombra de Masada (2009) fue su primera incursión en el género, ahora vuelve con Eitana, la esclava judía (2011), la historia de una joven hebrea, cuyo extraño periplo se inicia a los trece años en su Palestina natal para terminar en Roma, durante el Imperio de Claudio, año 54. Con un marcado acento clásico, casi épico, la historia de Eitana se caracteriza por la fuerza y el valor suficientes con que el novelista dota a su personaje para sobrevivir como esclava en la era de Nerón.
          La historia que nos cuenta Javier Arias funciona con requisitos tan acertados y amplios que cualquier lector verá en esta novela, además de un marco histórico documentado y creíble, una acción graduada y tan calculada que avanza a medida que nos adentramos en su lectura, y aun se añade un intencionado sentimiento de espiritualidad paralelo a la pasión experimentada por la joven vendida en Roma, su vida en la domus del juez, o su permanente lucha por sobrevivir en una humillante esclavitud que marcará su destino, hasta que finalmente huye para convertirse en una mujer libre, cuando ya los recuerdos y buena parte de su vida anterior han empezado a cicatrizar. Libertad es una ansiada palabra que se repite, una y otra vez, a lo largo del texto y se convierte en tema esencial de la novela de Arias Artacho, quien utiliza el nombre de Eitana para otorgarle su protagonista la fuerza y el valor suficientes como para que así la historia de la esclava judía adquiera un sentido completo.






EITANA, LA ESCLAVA JUDÍA
Javier Arias Artacho
Barcelona, Mr ediciones, 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario