Páginas vistas en total

jueves, 8 de noviembre de 2018

David Vann


…me gusta       
ISLA SALVAJE


        
       David Vann (Adak, Alaska, 1966) es un perfecto desconocido en España. Sukkwand Island (2010), su primera novela, relata la convivencia entre un adulto y un joven de trece años, y la extraña la relación que ejercen el uno sobre el otro. Jim, de profesión dentista, invita a su hijo Roy, a retirarse a una isla salvaje al sudeste de Alaska, pero lo más curioso es que apenas se conocen. Una vez allí, el medio impondrá sus reglas del juego, e inicialmente tendrán que prepararse para el duro invierno, se verán obligados a construir un cobertizo para salvaguardar sus alimentos de los osos, y día a día sortearán toda clase de peligros. Una avioneta mensual será su contacto con el resto de la civilización. Por la noche el hijo descubre extrañas actitudes en su padre: tiene la sensación de oírlo llorar, aunque nunca se atreve a decir nada, porque por la mañana todo vuelve a la normalidad. Transcurrido un tiempo, el padre parece dispuesto a confesar al hijo el abandono a que ha sometido a su familia, incluida una infidelidad conyugal, o la soledad a que se ha visto forzado a lo largo de su vida. Confirma con esta actitud, su deseo de paliar y cerrar, allí mismo, en medio de la nada, en una armónica convivencia, un capítulo de su vida, ofreciéndole al adolescente, un antes y un después.
       La novela, Sukkwand Island, consta de dos partes bien diferenciadas: en la primera el autor muestra un ambiente inquietante, casi claustrofóbico pese a estar en un medio natural, un espacio salvaje donde se percibe casi una lucha constante para sobrevivir a la barbarie, con frondosos bosques, escarpadas montañas, que decoran de alguna manera un lugar descrito tan idílicamente como peligroso; y una segunda parte, el horror, el desasosiego, el sinsentido, y la soledad de verse solo y constatar la realidad de los hechos. El autor plantea a partir de este momento una inversión de los papeles adjudicados a sus personajes que, sin bien, pueden contener tintes biográficos se completan con el relato literario que justifica, de alguna manera, esta relación padre/hijo. El primero asume su culpa, y el segundo comprende la situación vivida por su progenitor. Es a partir de aquí donde el narrador provoca un giro total en su relato, sumerge al lector en la visión más dura que puede imaginar, aquella que justifica esa convivencia desigual de las páginas anteriores y será, también, el momento en que la desolación del paisaje y el ambiente hostil arrojen a sus personajes a un fatal destino. Una prosa medida y ajustada, de frases cortas, y de una efectividad contundente, complementa la historia, aunque el autor sostiene y suaviza la tensión en los diálogos y en las descripciones, salvando los momentos en que la narración contiene escenas de dureza extrema. Vann ofrece una idílica visión de la Naturaleza, sin olvidarse de los peligros que acechan, pero muestra, sobre todo, una desgarradora mirada de las relaciones humanas y de las repercusiones casi apocalípticas de un futuro incierto.







SUKKWAND ISLAND
David Vann
Barcelona, Alfabia, 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario