Páginas vistas en total

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Miguel Sanfeliu


…me gusta
LA VIDA BREVE


              
       El mundo de Miguel Sanfeliu (Santa Cruz de Tenerife, 1962) ese que se traduce en un espacio sin reglas y donde, bajo una aparente normalidad, se vive una realidad distorsionada, poblado de gente corriente que intenta y consigue, en ocasiones, escapar de las trampas de la vida, quiénes pretenden subsistir cuando las cosas empiezan a ir mal, es en definitiva, por así decirlo, el único lugar donde uno siente que debe disfrutar de los pequeños placeres. Por este, y quizá no otro, motivo en su nuevo libro, Los pequeños placeres (2011), se recogen un puñado de relatos en los que no hay otra salida sino enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestros propios temores, doblegarnos al juego real de la subsistencia desde ópticas y planos tan diferentes como los ensayados por el narrador, solo justificables con actitudes tan reales como si uno recibiera un fuerte golpe en la cabeza. Con respecto a su literatura, el propio Sanfeliu, ha señalado que sus cuentos surgen de la necesidad de explicarse en su propia realidad, aunque de manipularla e interpretarla al mismo tiempo, dejando constancia por escrito, reinterpretando a la mayoría de sus protagonistas que hablan de una concreción que no les gusta.
       Una vez más el mundo de Sanfeliu se puebla de melancolía y de desengaño, de dolor compartido, actitudes que de alguna manera suponen su visión fragmentada del ser humano contemporáneo, alejado de una esperanza y de una promesa de felicidad. Cuando el narrador explora la psicología de sus personajes, dirige su atención al comportamiento y a esa reacción que moralmente se supone imperceptible, siempre a la espera de un drama mayor aunque significativamente pase inadvertido en la cotidiana observación. Su visión de lo rutinario pasa por el barrio, las amistades, el fracaso, el éxito, o las pequeñas confidencias sin mayor trascendencia de dos viejas amigas, como ocurre en «El reencuentro». En ocasiones, la dureza llega a extremos, como en «Dolor» una amarga visión del suicidio, contraste entre la brutalidad del hecho y la realidad vivida por un padre. Los veintiún cuentos se suceden y comparten esa franqueza que suponemos en esa inalienable muestra de nuestra vida, tan determinada por la hipocresía y el engaño, una concepción de la vida que casi nunca compartimos con los demás; sin duda, un buen ejemplo de esta locura cotidiana sea, «El hombre invisible», cuento irónico, socarrón, narra la historia de un hombre ignorado como tantos, frente a las oscuras actitudes de nuestro alrededor. Y no falta la emoción, el homenaje sentido en «Remordimiento», un breve recuerdo del padre, con una mirada distinta ante la muerte y los recuerdos que, transcurrido el tiempo, pesan en el alma, y se añaden otras visiones, menos agradables, sobre tema tan literario y extendido con ejemplos muy diferentes, «La morgue» y «Eutanasia». Sin necesidad de agotar la visión del resto de estos relatos, el conjunto provocará en el lector reacciones diversas, tantas como la visión que tengamos de nuestros miedos, de la incomunicación, de la soledad, y de todas y cada una de esas trampas que nos procura esta vida, que en ocasiones resulta tan melancólica como surrealista.







LOS PEQUEÑOS PLACERES
Miguel Sanfeliu
Sevilla, Paréntesis, 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario