Páginas vistas en total

martes, 1 de diciembre de 2015

Esther García Llovet



… me gusta
CODA



     Esther García Llovet (Málaga, 1963) es una narradora que procede del mundo del  cine, según la breve ficha biográfica que acompaña a este libro, Coda (2003), finalista del IV Premio Casa de América de Narrativa. No sorprende pues que, cuando uno se adentra en la lectura de esta novela, la deuda cinematográfica resulte evidente por el tratamiento, la estructura y el desarrollo de las seis historias contadas. Planteadas desde esa visión de una travesía permanente, dividida en indicadores de kilométricos, aleatoriamente desde el 17, para terminar en el 0 o suma, los personajes de estos seis capítulos tratan de resolver sus conflictos sin que sus esfuerzos terminen bien o, al menos, satisfactoriamente. Llegamos a sus problemas cuando éstos ya están en marcha y, como lectores, poco podemos hacer por solucionarnos. Resulta evidente la huella literaria de Raymond Carver y sus historias a las que uno se asoma como si de una mirada furtiva se tratara y después, minimalísticamente, dejase transcurrir el tiempo.
    García Llovet logra una atmósfera asfixiante para sus personajes: un rutinario conductor de autobús, una fotógrafa que capta espacios desvalijados, dos amigos que se apoderan de la caja negra de un avión siniestrado..., en realidad, seres sujetos a códigos no establecidos, cuyas relaciones cruzadas sirven para constatar una sociedad suburbana de tintes tan inquietantes como imprevisibles, pero que forman parte de un cotidiano vivir de nuestras ciudades. Esa coda que se añade como remate de esta seriada visión de unos personajes cuya fuerza forma parte del universo con sus preocupaciones y desencantos, conforma el conjunto. Gracía Llovet apuesta por una narrativa fragmentaria que llega a formar un todo porque de lo que se trata es de constatar que sus personajes se esfuerzan por comunicarse en esta sociedad de la incomunicación, en un espacio y en unas relaciones que sólo se logran a través de la esperanza de un seguir avanzando. La prosa de la narradora malagueña es sobria, los recursos visuales empleados efectivos y el sentimiento expuesto deja constancia de lo que está pasando.
     La narración que ensaya García Llovet, para terminar, elabora sus resonancias a partir de la simplicidad del significado, posee una estructura que hace del todo algo más que la suma de las partes. Los significados de esa narración lineal, están elaborados con sencillez, son verosímiles y los personajes de estas historias, relato o novela, se ven acosados por toda una variada gama de problemas,— personales en su mayoría—, que los une a una realidad percibida por quienes se acercan a ellos.





CODA
Esther García Llovet
Finalista IV Premio Casa
 de América Narrativa
Lengua de Trapo, Madrid, 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario