Páginas vistas en total

jueves, 10 de diciembre de 2015

Pablo Andrés Escapa



… me gusta
LAS ELIPSIS DEL CRONISTA



     Una estela clásica, un hacer cervantino o una visión bucólica con paradisíacos parajes y abundantes paisajes que se localizan, geográficamente, en una comarca montañosa del reino norte de León, pueblan las páginas de este singular libro de relatos, Las elipsis del cronista (2003) con que nos sorprende un autor novel Pablo Andrés Escapa (León, 1964), hasta el momento un bibliógrafo que no ha tenido prisa en entregar un primer libro de cuentos como el presente.  
     En Badabia, el territorio inventado por Escapa, el tiempo ha quedado suspendido y las conversaciones que mantienen un juez retirado y Gistredo, secretario del ayuntamiento de San Bartolomé, en torno a hechos del pasado y los principales acontecimientos de la comarca, quedan registradas en un cuaderno donde los sucesos y las personas transcurren con los vaivenes de la historia que, sancionados por las investigaciones y los recuerdos que el juez pasa al cronista, logran sobrevivir para convertirse en la memoria viva y colectiva de toda la región. Los diez relatos enlazan así muchos de los acontecimientos del pasado que se remontan muy atrás, al mítico reinado de Alfonso X el Sabio y a su acertada decisión de poblar el lugar, las lecturas de Bartolomé Leonardo de Argensola o los viajes del romántico Gil y Carrasco junto a otros personajes más cercanos, Bautista, Benigno, Cardín, Eladio o Josefa Beltrán, y no menos interesantes, al menos para los habitantes del lugar, para anotar así, en una suerte de voces narrativas, la intrahistoria de una región sumida durante años en un silencio que, junto a las elipsis del cronista, conforma los ciclos de una tierra legendaria. Una lectura amable permite al lector ir pasando de una historia a otra historia, estructuralmente bien logradas, de finura en la expresión y de ajustada prosa, técnicamente capaz de soslayar al protagonista del narrador en favor de lo contado, como ocurre en la buena literatura para trascender más allá de la anécdota que se cuenta en estos relatos porque de eso se trata, de una alusión al uso que permita al lector ver más allá y poder vislumbrar buena parte de lo que el cronista calla. Mucho me temo que hemos de recordar, al hilo de lo comentado, la narrativa de su paisano Mateo Díez, puesto que, como el maestro, Pablo Andrés Escapa, posee un agudo sentido de la observación, una hilarante capacidad para reproducir anécdotas insólitas y esbozar, con sabiduría, personajes que se mueven entre la realidad y la ficción y convierten al narrador de estas historias ensartadas en ese otro  protagonista, un remedo tradicional de los relatos orales de nuestro mejor pasado literario.

 







LAS ELIPSIS DEL CRONISTA
Pablo Andrés Escapa
Madrid, Páginas de Espuma, 2003


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada