Páginas vistas en total

viernes, 25 de diciembre de 2015

Andrés Neuman



… me gusta
UNA VEZ ARGENTINA



     ¿Cuántas vidas se ocultan en una novela? se pregunta el autor de Una vez Argentina (2003), Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977),  para contarnos la historia de toda una saga familiar, desde los desterrados de la tierra del Oriente europeo de comienzos de siglo, incluidas las migraciones italianas, españolas y alemanas. En realidad, se trata de buena parte de la memoria de todo un país desde una perspectiva política y social que incluye gobiernos y dictaduras y el relato de campeonatos de fútbol, además de numerosos apuntes sobre aspectos megalómanos de primera magnitud.
    Andrés Neuman, autor de una obra narrativa variada, novela y cuento, Bariloche (1999), La vida en las ventanas (2002) y El que espera (2000), El último minuto (2001), de quien, en alguna ocasión anterior, acertábamos a decir que «se estaba convirtiendo en el testigo excepcional de toda una generación» eleva, y en mucho, sus planteamientos narrativos hasta el momento y en la presente obra, escrita con una habilidad asombrosa, ofrece el proceso de formación de una amplia familia dispersa, en una nación de acogida, Argentina, tan esperanzadora como caótica, soslayando episodios importantes con una trágica mirada y, a veces, con una irónica y sarcástica visión del proceso temporal que conllevan las cosas. Nimiedades de unos antepasados para un gran público que se convierten así en auténtica literatura. Su historia es la de tantos emigrados que, muchos años después, una vez instalados en un nuevo país, se afanan en acudir a la memoria para reconstruir el pasado. Así desde una mirada inocente, la del narrador, se evoca el recuerdo de un utópico país y de una mágica ciudad como Buenos Aires. Neuman reconstruye con una sagacidad histórica el pasado de familiares rusos, lituanos, franceses e italianos, católicos y judíos que, desde sus respectivos países, llegaron a una tierra de promisión donde, tras un trascendental período, los golpes de estado y el aparato militar ha campeado durante los últimos treinta años. Es la historia de una Argentina sufrida, vislumbrada desde la pasión de un niño que vivió en ella sus primeros años de aprendizaje, pero  con la perspectiva del tiempo que se le supone un conocimiento de oídas. Por eso el narrador fragmenta, deliberadamente, su información para reconstruir su pasado de una forma afectiva. Y este, sin duda, es el mayor acierto del joven escritor para contar buena parte de la vida que llevaron algunos de las figuras entrañables y excéntricas de su pasado genealógico, como el bisabuelo paterno Jacobo y Lidia su esposa o los abuelos Mario y Dorita, rememorar los días del Colegio Nacional de Buenos Aires y contar desde la realidad, una fantástica visión de muchas de las historias que no tendrían sentido sin la acertada pluma del narrador adolescente.












UNA VEZ ARGENTINA
Andrés Neuman
Barcelona, Anagrama, 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario