Páginas vistas en total

jueves, 3 de diciembre de 2015

Lorenzo Silva



… me gusta
EL DÉSPOTA ADOLESCENTE



     Lorenzo Silva (Madrid, 1966) necesita, en su vida literaria, pocos estímulos para ponerse a escribir y mucho menos justificar, a estas alturas, su presencia en el panorama literario contemporáneo. Autor de más de una docena de novelas, incluidas las dedicadas a ese exigente público lector juvenil, en esta ocasión reúne y ensaya el cuento, género por excelencia de la buena literatura de todos los tiempos y que en estos momentos, gracias al esfuerzo de autores y una persistente aunque reducida nómina de críticos, goza de una vigorosa pujanza como desde siempre debería haber ocupado en el vasto panorama de las últimas décadas de la actualidad narrativa contemporánea.
     En un libro como El déspota adolescente (2003) el autor madrileño compila el trabajo de los últimos catorce años. Dieciocho relatos sobre la inmadurez que, de una forma inconsciente han ido surgiendo, como él mismo explicita en una pequeña orientación o una justificación innecesaria porque, dentro del conjunto, muchos de ellos se sustentan por sí solos;  el novelista logra dar la talla, temática y narrativamente, con este puñado de historias cortas que conforman parte de su universo novelesco y ensayan, en otros casos, historias más extensas que hubieran dado lugar a novelas igualmente bien ejecutadas. El paso del tiempo no hace mella en ellos, sino más bien refleja la inquietud innovadora de un Silva ya dueño del estilo de una escritura que ofrece esa permanente búsqueda a que lleva una insatisfacción o a la perfección misma de una original versatilidad. Como quiera que sea, el escritor Silva ofrece en sus textos  esa irrenunciable libertad de pensamiento como bien puede leerse en «La tentación de Spinoza», sueños del pasado adolescente que desembocan en una lucidez tardía como ocurre «En Arcadia» y que luego repite en «Un fantasma de Arcadia» o el mismo que da título al libro, «El déspota adolescente», la inocencia del pasado y la indolencia del presente y, algo más espinoso, temas como la recuperación del pasado reciente en un país volcado a vivir en una democracia asentada  y que no renuncia a olvidar su historia como ocurre en «La herencia del vencido», un tema militar que tanto fascina al narrador o esa decepción que cubre buena parte de la existencia de los protagonistas de «Operación Termópilas», uno de los más extensos del volumen, que narra esos ideales de un juventud perdida, vista como un derroche durante lo vivido en una democracia dulce que recuerda esa ternura de juventud. Muchos de los protagonistas de estos relatos deforman su vida como si de una maldición se tratara y que irremediablemente ha condicionado su existencia y esto, se mire como se mire, es la vida misma con esas  vivencias que nos produce la propia inmadurez.  








EL DÉSPOTA ADOLESCENTE
Lorenzo Silva
Barcelona, Destino, 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario