Páginas vistas en total

lunes, 12 de febrero de 2018

Enrique Morón



me gusta…


LA ESENCIA DE UNO MISMO            
        Enrique Morón (Cádiar, Granada, 1942) posee una amplia experiencia como poeta y dramaturgo, además de como hombre dedicado al noble arte de enseñanza desde su cátedra de Lengua y Literatura Castellanas. Ahora se atreve y logra dar un paso más en su amplia trayectoria literaria y nos entrega, El bronce de los días. Memorias (2003); en realidad, una audacia que solo un hombre como Morón podía hacernos llegar. No es fácil, en la literatura contemporánea, encontrar autores que decidan, cuando ha llegado el momento, ponerse a escribir sobre aquellas cuestiones por importantes o nimias que han conformado buena parte de su vida y, sobre todo, interesar y hacer partícipes de ello a los lectores, ofreciendo buena parte de esa memoria que aún siendo pública pertenece a la esencia de uno mismo. Es, pues, este un acto de escritura de una humildad absoluta porque a lo largo de los sesenta años del autor asistimos, como lectores y amigos, a cada uno de los momentos vividos por el niño, el adolescente, el joven o el hombre maduro en que se ha convertido Enrique Morón; y, por añadidura, celebramos sus éxitos literarios de los últimos treinta años.
        El bronce de los días ofrece, en una prosa ágil, los capítulos que el poeta Mirón ha considerado más interesantes y relevantes o incluso, los más insignificantes, que conforman su existencia desde esa temprana edad a donde nos devuelve en su pueblo natal Cádiar, pasando por años difíciles de una adolescencia dura, su incorporación al mundo universitario o los momentos de gloria y celebración de sus éxitos literarios y publicación de sus principales obras, Paisajes del amor y el desvelo (1970), Odas numerales (1972), su Poesía reunida (1970-1988) (1988) hasta Inhóspita ciudad (2002), tres décadas de una entrega a la poesía como queda manifiesto en las mejores páginas de estas memorias fragmentarias. Tampoco olvida el poeta, en un extenso repaso los momentos vividos tanto en el pueblo como en la ciudad de Granada, enumera a los hombres y a los amigos que han compartido con él buena parte de esos años; conserva aún hoy, el poeta, el recuerdo y la amistad de muchos ellos: algunos le deberían otorgar gratitud eterna porque se diluyen por estas páginas de una manera abundante. Sobresale, entre los abundantes datos que ofrece el escritor la manera de contar, ese humorismo que salpica unas páginas que de otra forma se volverían tediosas e imposibles de pasar; existe mucha hondura en el recuento de una vida que se ha prodigado en numerosos acontecimientos dignos de resaltar, aunque se reseñan momentos de algunos contratiempos, de cierta mesura, cuando recuerda tanto a los seres queridos como a los amigos desaparecidos; sobresale, eso sí, el ingenio de una autor que justifica tanto su vida como su obra. No puedo estar de acuerdo con el autor cuando en las últimas líneas de sus memorias cierra el volumen y no deja pie para un segundo, se despide y afirma que con este libro, cuando ya no esté en este mundo, al menos sus versos inicien ese viaje sin retorno hacia los oscuros senderos del olvido. Este libro, y el corpus que forman tanto sus entregas poéticas como sus producciones dramáticas, formarán parte de ese legado universal que todo autor otorga a la humanidad allá donde siempre pueda ser leído.
EL BRONCE DE LOS DÍAS
(Memorias)
Enrique Morón
Port Royal, Granada, 2003



No hay comentarios:

Publicar un comentario