Páginas vistas en total

miércoles, 25 de febrero de 2015

Hoy invito a…



María Ángeles Pérez


    Bajo el título genérico de AMANECERES y durante los últimos cinco años, María Ángeles Pérez ha desarrollado una intensa labor de columnista en la página 2 del suplemento literario, Cuadernos del Sur, del Diario-Córdoba. En apenas 900 caracteres cincela con una aguda visión aspectos variados de nuestra sociedad, de nuestra cultura, de nuestra política y los ámbitos más variopintos; eso sí, con una mirada, en ocasiones, ácida y crítica, pero en otras, pese a la brevedad, resultan de lo más entrañable.  


AMANECERES

JUSTICIA

    El sol se asoma entre las crestas de las montañas. Son los amaneceres de nuestros asiduos paseos. Hasta ahora no les había prestado atención, algo ha cambiado. Siento la necesidad de despertar de un profundo sueño. ¿Por qué esta vuelta de tuerca? ¿Por qué despiertan ahora unos sentimientos dormidos, o ignorados? Busco una respuesta. Generalicemos. ¿Cuántas personas dejan de ver un amanecer? ¿Cuántas dejaron de hacerlo injustamente en nuestra Guerra Civil? Y ahora, pretenden que olvidemos, que echemos más tierra sobre esas tumbas comunitarias. Castigan a un juez, que pretende hacer JUSTICIA, consolar corazones repletos de recuerdos. El sol sigue saliendo cada día, la vida continúa. Los afortunados que percibimos esas sensaciones, unimos nuestro corazón a los enterrados en el olvido de la Historia. Hoy he vuelto a contemplar un nuevo amanecer y, por supuesto, era distinto al de ayer. 
                                                                Sábado, 24 de julio, 2010.




ZENOBIA
                                                                              
        Desde siempre se ha dicho: “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”. Refranes y dichos populares esconden un porcentaje muy alto de auténticas verdades. Volviendo a leer Historias de mujeres de Rosa Montero, me detengo en Zenobia, esposa de J. Ramón Jiménez, y lo que llama mi atención es cómo siendo una mujer tan culta, activa, desenvuelta y moderna en su tiempo se deje anular hasta límites insostenibles por el poeta. La hipocondría de éste y su estado continuo de “enfermo imaginario” llevan a crearle tal dependencia de Zenobia que ésta retrasa su propia intervención quirúrgica para no dejarle solo.

        Hoy podemos presumir de J. Ramón por su legado literario y por ser premio Nobel en 1956. También deberíamos presumir de Zenobia por estar a su lado incondicionalmente, dejando de lado su propia creación. Aquí se cumple al cien por cien  el dicho popular que da comienzo a esta columna.
                                                             Sábado, 22 de enero, 2011.
 


REENCUENTRO


      Sin lugar a dudas, las madres queremos de una manera incondicional a los hijos.
     Leo, recientemente, un artículo sobre la mítica cantante Joan Baez donde confiesa el reencuentro con su hijo Gabriel. Ella reconoce todos los vaivenes que le llevaron a continuar con sus giras y su lucha política, sintiéndose culpable de no atender lo necesario a ese niño de apenas un año. Pasadas las etapas de adolescencia y madurez llega, por fin, el esperado reencuentro. Charlan como personas adultas y según sus palabras “hacen las paces”. Ahora Joan Baez tiene 70 años, Gabriel 42 y además le ha dado una nieta que, esporádicamente, sube a los escenarios. Según palabras de Gabe, como ella lo llama, su madre estaba “hecha para vivir sola” y durante un tiempo fue así.  Entonces no la entendía, ahora la comprende y la adora.
    Bienvenida a la complicidad entre padres e hijos, aunque, a veces, ésta, llegue demasiado tarde.
 
                                                           Sábado, 19 de mayo, 2012.


PLACERES

  Cuenta una leyenda oriental que el sultán de Constantinopla se desmayó de placer degustando un plato de berenjenas rellenas de tomate y piñones. El sabor de este último manjar fue lo que le llevó a su repentino desvanecimiento. Nos suena a cuento, incluso puede provocarnos una sonrisa, pero de pequeños placeres está la vida llena
  Nos puede producir placer leer un buen libro, junto a una chimenea, en una tarde invernal, pasear por la playa durante un día soleado; infinidad de pequeñas cosas crean esa sensación placentera. Incluso, ¿por qué no? una buena comida no podemos excluirla de ello, por lo tanto no debería asombrarnos que, el sabor de los piñones, poseedores de excelentes propiedades para la alimentación, produjera tal bienestar al mencionado sultán.
 Sobre sabores no hay colores. De sinsabores está la vida llena. Aprovechemos los primeros aunque sea a través de unos simples piñones.

                                                                Sábado, 4 de mayo, 2013

PEQUEÑECES

    Estamos construyendo un mundo repleto de problemas y de obstáculos. Por diversos motivos interesa que sigan existiendo países en continuo belicismo y pobreza, que la palabra “ecologismo” exista en el diccionario como definición ornamental, que el altruismo vaya en detrimento favoreciendo el sentimiento individual y el egocentrismo.
 Hay momentos que lo único que nos queda es engancharnos a la evasión. Evadirnos ante una buena lectura, contemplando un amanecer, fusionarnos con una puesta de sol rojiza, o con un anochecer iluminado por fugaces estrellas y una luna inmensamente llena, aun corriendo el riesgo de ser atacados por el hombre lobo. Vivamos estas pequeñas cosas, como diría Serrat, sintámonos privilegiados pudiendo disfrutar de ellas y, encima, sin ningún tipo de gravamen económico.
        ¡Qué difícil o qué fácil podemos percibir esta vida dependiendo del horizonte desde donde la observemos
                                                               Sábado, 24 de mayo, 2014

EL FINAL

    Y llegó final de año, con la única esperanza de que el Nuevo rompa ciertas historias de las que no fue capaz el anterior. Giremos de una vez la tuerca y acabemos con las injusticias, las mentiras y las desilusiones. Demos un carpetazo a nuestras mentes cerradas, acomodaticias e insidiosas, tendamos nuestros brazos abiertos a la cultura, la crítica, el diálogo, la justicia y la comprensión.
    Presiento que este puede ser el año con el que podamos dar fin a casi todo aquello que forma parte del lado oscuro de nuestra conciencia. Ojalá no me equivoque, supondría el comienzo para poder divisar nuevos horizontes, distintas tonalidades de luz, infinitas ilusiones. Cerremos 2014. Bienvenido 2015, tu terminación numérica resulta agradable a la hora de escribirla y escucharla, apórtanos ese bonito “son” durante tus trescientos sesenta y cinco días. Quizá ello suponga el principio de algún oscuro final.
                                                               Sábado, 31 de enero, 2015

4 comentarios:

  1. Mi columnista favorita, aunque su modestia le impida prodigarse.

    ResponderEliminar
  2. Hablando de placeres, un placer leer a mi profesora de lengua favorita, aunque parezca una pequeñez en este mundo lleno de cosas ``importantes´´.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado un montón la entrada de hoy, se habla de temas muy importantes e interesantes.

    ResponderEliminar
  4. Algo enchufaílla en este blog, por la foto y por la entrada. Muy halagada con vuestros comentarios. Me animo a seguir en esta tarea. Gracias,
    Mª Ángeles

    ResponderEliminar