Páginas vistas en total

lunes, 16 de febrero de 2015

TRAVESÍAS



MINGOTE


     Antonio Mingote (Sitges, 1919-Madrid, 2012)  ha muerto a los 93 años, y lo ha hecho calladamente para refugiarse tras una de sus viñetas y seguir colaborando, desde donde se encuentre, en su querido ABC. El agradecido matutino le dedica en estos días una pequeña antología que recoge una brevísima muestra de los más de 24.000 dibujos que, a lo largo de los 59 años de colaboración, llevó a cabo este dibujante calificado como elegante, humilde y sarcástico. Por sus dibujos y viñetas campea tanto el humor, como la ternura, la bondad, la emoción, e incluso el llano de los más pobres. Se inició como humorista gráfico en La Codorniz (1946) de la mano de Álvaro de la Iglesia, su director. En 1953 inició su fecunda labor en ABC y dos años más tarde, se le encomendó la dirección de Don José, un suplemento de humor del diario España, de Tánger, donde empezaron a publicar los escritores, Tono, Edgar Neville, José López Rubio, Ángel Palomino o Gila, y los dibujantes, Dávila, Ugalde, y los nuevos valores, Puig Rosado, Ballesta o Elgar. Mingote dedicaría números al fútbol, a las gordas, a los inocentes, a los pelotilleros y un extraordinario, Diccionario enciclopédico humorístico. José Luis Coll se encargó de escribir el editorial de despedida en marzo de 1958.
    Fue escritor y académico, pero sus mayores aportaciones artísticas se concretan en sus soledades o pésames característicos, viñetas que acompañan con sentimiento el trágico trance. Por su timidez espera, sin duda, que alguien le enseñe el camino del cielo para pasar allí un rato dibujando.   

*Esta columna fue escrita con motivo del fallecimiento de Antonio Mingote el 3 de abril de 2012; y por motivos varios, no se publicó y me parece que en estas páginas tiene, aun, su hueco.

1 comentario:

  1. En el cielo o donde sea, seguro que seguirá dibujando.
    Mª Ángeles.

    ResponderEliminar