Páginas vistas en total

martes, 20 de octubre de 2015

Acabo de leer, y descubro…



MODELOS ANIMALES
Aixa de la Cruz
Madrid, Salto de Página, 2015.



     La línea entre la razón y la cordura es tan delgada que los relatos de Modelos animales (2015) que Aixa de la Cruz (Bilbao, 1988) nos ofrece es bastante más sólida de lo imaginable, y pese a esa esgrimida violencia que los caracteriza sorprenden, sin duda, por un estilo depurado y una excelente factura narrativa.
    Los siete relatos que componen, Modelos animales, son de una extensión parecida, extrañamente extensos para lo habitual del género, aunque la calidad y la precisión superan cualquier insinuación para ser calificados de novelas cortas, tanto el por planteamiento como por desarrollo final. Y pese al argumento esgrimido en la contraportada de que todos y cada uno de los cuentos tenga una temática común: la violencia, nos cabe matizar que, diferentes expresiones de la misma, convierte a muchos de ellos en auténticas piezas excepcionales, casos de, “Modelos animales”, “Doble”, “El cielo de Bilbao”, “Famous Blue Raincoat”, y “Abu Ghraib”; el resto confirma, eso sí, el buen pulso narrativo de la joven bilbaína, siguiendo modelos precedentes de los que sale airosa en gran medida: huellas de Carver o Wolff, por citar algunos ilustres conocidos. En casi todos, sus protagonistas se debaten entre una obsesiva visión de la vida que no excluye algo de locura y por añadidura bastante de violencia en una sucesión gradual del término.
     El primero de los relatos, que presta título al conjunto, se desarrolla en Montreal (Canadá) a donde ha llegado una joven narradora española becada para escribir allí una obrita que semana tras semana debe ensayar una compañía local; la llegada misma, el ambiente y los movimientos que la española debe hacer día a día resultan extrañamente oscuros y no menos sorprendentes; la protagonista de la obra ensayada se caracteriza porque pronto realizará una mimesis de la actitud y de los movimientos de la joven española y así se establece una extraña relación entre la narradora y la actriz que la primera llevará a consecuencias inimaginables en la intimidad de su hogar con un felino. Modelos animales se convierte en un relato desasosegante sobre la obsesión, la crueldad y la locura.


 
  El resto de cuentos señalados, además de los dos restantes mezclan literatura y ficción televisiva, caso de “True Milk” una historia de vampiros que acusa influencia manifiesta de True Blood, incluso de la saga Crepúsculo. Y “Romperse”, una profunda reflexión sobre un asfixiante estado al que ha llegado un joven sin aparente solución. El conjunto destaca por su versatilidad, por el perverso tratamiento del tema, por influencia de las imágenes de medios y el tratamiento cinematográfico, y nos dejan el buen poso de una marca tan subjetiva como innovadora en una joven que, sin duda, de persistir en su afán por hacer buena literatura nos deparará otras nuevas sorpresas que conviertan su narrativa en modelos literarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada