Páginas vistas en total

lunes, 5 de octubre de 2015

Gregorio Casamayor



… me gusta

LA SOPA DE DIOS



     La vida de todo un barrio, la Ciudad Meridiana, un lugar casi marginal, en una Barcelona cosmopolita —en palabras de su autor—, la fragmentada y curiosa historia de unos habitantes pero, sobre todo, la vida de un extraño, enigmático y, no menos, sorprendente personaje, Fede Cortés, que tiene cierta facilidad para cambiar con frecuencia de mujeres y, por tanto, de familias a quienes queda sometido, como es el caso de Matilde, su asistenta, una mujer presuntamente viuda y sin hijos, hasta que aparece un hijo chapero y violento, y poco después una hija adicta, sin trabajo, capaz de conseguir dinero a toda costa. Estos, y otros, son los ingredientes de La sopa de Dios (2010), la primera novela de Gregorio Casamayor (Cañadajuncosa, Cuenca, 1955). Más allá de una crónica social al uso, el conquense nos sumerge en una delirante atmósfera de novela negra para contar, en primer persona, la crónica de un asesino en serie que narra su caso desde la enfermería de la cárcel, intentando que su testimonio le sirva de exculpación de toda una vida, y cuya perspectiva osciló desde siempre entre el evidente concepto del bien y del mal.
     Un infortunado jubilado cuenta la historia de sus numerosos crímenes sin que nadie sospeche cuando van ocurriendo a medida que avanzamos en el relato, porque Fede se encarga de omitir, con abundantes elipsis, cuanto no le conviene enumerar aunque se sirve de su destreza narrativa para sumergirnos en el universo canallesco que reina por el barrio: asaltos a bares y locales, prostitutas, chaperos, drogadictos, incluso centra nuestra atención en un episodio con tiros de pistola que sembrará de pánico o admiración a los excéntricos habitantes del lugar. Por allí se pasean un brigada, de quien, intrigado el narrador investigará sus peripecias dominicales con una señorita que acaban en la habitación de un hotel, Christian y doña Calidad, dueños de Casa Leopoldo, Josué, hermano del primero y amante de la cuñada, la vieja y enigmática fumadora, que un buen día encuentran muerta en su casa, y el detective señor Búho, encargado de esclarecer algunos aspectos del narrador y de sus vecinos. Galería de personajes que componen la esperpéntica visión de un barrio, cuya simbólica aparente felicidad se muestra como un bien escaso, finito desde el comienzo de la narración y que, a lo largo del relato, se reparte con la misma mirada con la que alguien es capaz de administrar justicia.
    Sobresale en esta admirable primera novela de Casamayor la ambientación, la caracterización de sus personajes, casi marginales, jubilados que apenas llegan a final de mes, víctimas de una picaresca traducida en la crónica negra de un barrio, una narración salpicada de minibiografías que otorgan a la historia verosimilitud y una naturalidad que convierten al relato en una auténtica novela negra con todos sus ingredientes, y al que debe sumársele un cierto tono de sarcasmo, un gracejo coloquial y un finísimo humor, y todo subrayado por un estilo depurado, de prosa sencilla y fluida, eficaz en largas enumeraciones que nos dejan avanzar en una amenísima lectura.











LA SOPA DE DIOS
Gregorio Casamayor
Barcelona, Acantilado, 2010


1 comentario:

  1. Estimado escritor (a) la Editorial Bokin, radicada en la ciudad de Miami, Florida, Estados Unidos de América, los invita a unirse a nosotros. Somos una editora que se dedica a la publicación de todo tipo de manuscritos. Ofertaremos sus obras en Amazon.com, así como en las diferentes librerías del mundo. Usted obtendrá el 3O% de las ventas por Amazom.com y el 20% de las ventas en las librerías y por nuestra página web. Publique su obra bajo el sello de nuestra editorial. Somos un numeroso grupo de profesionales que realizaremos todas las correcciones a su manuscrito que sean necesarias y diseñaremos tanto el interior de su libro como la carátula. Trabajaremos conjuntamente con usted hasta que su obra literaria sea una obra maestra.
    Contactos: Web: www.editorialboquin.com E-mail: editorialbokin@outlook.com

    ResponderEliminar