Páginas vistas en total

jueves, 9 de marzo de 2017

Gonzalo Calcedo



…me gusta 


ALGUNOS CONTRAPUNTOS
       Una historia se concreta en una adecuada fragmentación, como la vida misma; tal vez por eso el palentino Gonzalo Calcedo (1961) cree firmemente que los cuentos adquieren su pleno sentido sólo en forma de libro porque así se muestran en la revelación de su propio significado. Calcedo posee la habilidad de poder presentar, muy brevemente, el transcurso de unas vidas, con una simple mirada, seleccionando un momento, aunque, también, es capaz de desdoblar el tiempo narrado con esa habilidad característica que nos permite a los lectores percibir el antes y el después de la escena. Sugiere y esboza, en todo momento, los lugares por donde puede transitar la imaginación del lector. Calcedo publicaba Esperando al enemigo, en 1996, libro con el que había quedado finalista en el II Premio Nuevos Narradores. Un año más tarde obtenía el NH de relatos por Otras geografías, en 1998 conseguía el Premio Alfonso Grosso por Liturgia de los ahogados. Con La madurez de las nubes (1999) consiguió el insólito dominio de todos los recursos expresivos del relato.
       Un nuevo libro nos devuelve la habilidad de su escritura a la escena literaria. Apuntes del natural (2002), reúne veinte historias sin delimitaciones que hablan, como es habitual en su prosa, de lo más cotidiano: de la soledad, el amor, la angustia, la fidelidad o la infelicidad; en suma, de la compleja variedad de sentimientos de unos seres de los que se nos cuentan fragmentos de sus vidas. Sus cuentos están unidos por un universo que proyecta la vida de sus personajes hacia temas vitales; poco importa el ambiente que el autor proyecta sobre ellos, un aspecto que le sirve de contrapunto a su propia realidad; incluso, poco importa que lo contado se localice geográficamente o no en lugares reconocibles, lo destacable es el detalle, una calle, un pequeño bosque, un jardín, la particularidad de los buzones de correos de todo un vecindario, el espacio cerrado del interior de una casa. Lo que le interesa al autor es mostrar el aire de melancólica incertidumbre que envuelve a los seres de sus relatos. No obstante, la intensidad de lo narrado en muchos de los casos es sorprendente por la información que nos ofrecen estos apuntes del natural. En el cuento «El liquidador» una extraña casualidad lleva a una mujer a vislumbrar el final de su historia de una forma totalmente diferente. La atmósfera recuerda a los relatos de medio y largo aliento de Henry James, con ese aire de cinismo, traición y venganza.







APUNTES DEL NATURAL
Gonzalo Calcedo
Páginas de Espuma, Madrid, 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada