Páginas vistas en total

martes, 13 de enero de 2015

Antonio Muñoz Molina



R
Revolución
“Los filósofos no han hecho más que interpretar diversamente el mundo; ahora se trata de transformarlo”.
                                                               Karl Marx

… me gusta
Todo lo que era sólido



   Una, varias o, tal vez, muchas cuestiones rondarían en nuestra cabeza sobre la actualidad al preguntarnos, ¿por qué hemos llegado a semejante deterioro económico, político y social? Sin duda alguna, bastantes de estas respuestas confirmarían algunas de nuestras sospechas en, Todo lo que era sólido (2013), el último libro de Antonio Muñoz Molina (Úbeda, Jaén, 1956), una especie de manual de responsabilidad cívica que, como ciudadanos, deberíamos esgrimir ante los responsables de nuestra política y de nuestra economía. Al hilo mismo, el texto de Muñoz Molina, puede interpretarse, sin duda alguna, como un sólido recuento de algunos de los muchos rincones de una España que, con el paso del tiempo, ha adquirido una biografía desdibujada y, por añadidura, de una Europa y, tal vez por extensión, un mundo actual que hace aguas por todos sus lados. La intención de este texto de Muñoz Molina es un aviso para navegantes, o la constatación de lo mal que lo hemos hecho quienes, como él, vivimos la euforia de la libertad, la consolidación de los ayuntamientos democráticos, o la posibilidad del voto en las urnas.
  Conscientes de nuestra prosperidad, hemos vivido la última década, quizá algo más, en un país estable donde se alternaban las dos únicas fuerzas de poder vigentes, PP y PSOE, o alternativamente, PSOE y PP, bajo cuyos mandatos hemos sobrevivido a los fantasmas del pasado con al Guerra Civil, la Memoria Histórica, y las exhumaciones de las fosas comunes como telón de fondo, hasta dejarnos llevar por una burbuja (inmobiliaria) que nos ha conducido a la más absoluta de las catástrofes, y a un paso de ser rescatados por una UE que, también, debe replantearse sus políticas económicas y bancarias, o empresariales y sociales y olvidar, como señala Muñoz Molina, que ya no hay dinero para todo y para siempre.
 Todo lo que era sólido es una revisión particular sobre el concepto menesteroso de una sociedad que ha vivido por encima de sus posibilidades y que visto desde la óptica de quienes vivimos el milagro democrático y la regeneración política u social, apunta que debemos volver de nuevo a la calle para estabilizar, de una vez por todas, ese poder que nos otorgan las urnas y hacerles ver a quienes nos dirigen que no son privilegiados o dioses de la escena, sino que más bien deben someterse a la voluntad de un pueblo que busca en ellos la praxis de una sintonía que estabilice nuestras condiciones favorables de existencia y la reciprocidad de unos y otros, como ya apuntaba Marx a finales del XIX.  











TODO LO QUE ERA SÓLIDO
Antonio Muñoz Molina
Barcelona, Seix-Barral, 2013
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada