Páginas vistas en total

lunes, 5 de enero de 2015

Propósitos, 2015



                                                                         Para Mariángeles, infinitamente.

     Cada año hacemos nuevos, y sin duda mejores propósitos. En este, apenas transcurridos unos días, y hasta este momento, no había conseguido esbozar aun los míos. Quizá porque a medida que pasan los años la lista se va acortando y las necesidades son menos, o así se nos antojan a algunos.

     De cualquier manera mis prioridades en el último trimestre del pasado 2014 se concretaron en el tiempo: ese del que no disponía en los últimos 35 años de vida, más o menos; es decir, un tiempo para leer, un tiempo para escribir, un tiempo para la familia y los amigos, disponer el suficiente para asistir presentaciones de libros, realizar viajes de placer o de trabajo; en suma, esa libertad para alargar en la medida de lo posible las 24 horas, o al menos una parte del total de un día normal.



     Así que con el nuevo año, se me antoja que satisfecho ese pequeño deseo, el resto vendrá por añadidura, y como me viene ocurriendo en los últimos, y aun no me he hecho rico con la Lotería de Navidad, disfruto, al menos, de eso que gozan el resto de muchos españoles: salud, y esta, además, que no falte. Y luego claro, está la familia, tan necesaria e importante, la vida contemplativa, la sobremesa en el sillón preferido y las buenas lecturas, recibir libros, disfrutar con ellos y alegrarme por aquellos que vienen dedicados por los amigos, y luego los encargos literarios, como esa sucesiva aventura en que sumergirse, seguir día a día con este blog, apenas inaugurado en septiembre del pasado año, y escribir unas líneas o alguna página de la nueva novela, y cuando se tercie, y a la hora del descanso, el rato con los entrañables amigos, el buen vino, el queso y el jamón.

     Este año, además, me he propuesto no hablar mal de los políticos, aunque exigirles honradez: política, económica, social, y cultural. Si consigo alguno de estos propósitos o, tal vez, todos, el año 2015 será bueno, de lo mejor, porque iré consiguiendo aquello que he anhelado siempre, y en parte por lo que he luchado a lo largo de mi vida. Y claro, luego están los tópicos: paz, bienestar, igualdad entre sexos, educación y trabajo para todos, acabar con el hambre en el mundo, la dignidad, la ética y la humanidad entre semejantes, y por encima de todo, que entre todos seamos capaces de tender una mano a los más desfavorecidos.

4 comentarios:

  1. Ahora tienes bastante tiempo para tus cosas y poder disfrutar de ellas junto a las personas que quieres.

    ResponderEliminar
  2. Tes efguiré desde este blog y comparto tus buenos deseos. Lo único que me resultará difícil, tocando la visera de lo imposible, es no hablar mal de los políticos. O quedarme mudo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Como imaginarás, querido Antonio, es una ironía por mi parte, ¿quién no puede hablar de nuestros políticos? Yo, jamás, me he quedado mudo, y así me va, claro.

    ResponderEliminar
  4. Difícil veo yo que se cumplan tantas cosas, aunque todo es posible. Quizá por eso de terminar en 15...los de la niña bonita, nos pueda traer algunas ILUSIONES y ESPERANZAS y, que conste, no digo suerte, repito: ILUSIONES y ESPERANZAS.
    Mª Ángeles.

    ResponderEliminar