Páginas vistas en total

miércoles, 14 de enero de 2015

Hoy invito a…



Marisa Boullosa


Nace en México, en 1961. Vive en San Miguel de Allende, Guanajuato.


Algunos de sus muchos Premios: Premio Adquisición Bienal Puebla de los Angeles, 2011. Pollock Krasner Grant, Pollock Krasner Foundation Nueva York, 2010-2011. Mención Honorifica, Bienal Alfredo Zalce, Morelia, Michoacán, México, 2007. Premio en The 30th. Bradley International Print and Drawing Exhibition, Bradley University, Peoria Illinois, Usa, 2005.



Sobre el arte de Marisa Bullosa
“No hay duda de que la obra de Marisa Boullosa está inyectada por historias de la memoria. Es decir, la mirada de Boullosa se ha detenido en el venero de lo que son esos retazos que el hombre deja por ahí y que reconoce como recuerdos. La artista sabe leer la escritura del cuerpo, la grafía corporal  que encierra el rostro, los rostros. En sus cuadros se mezclan y conviven tonalidades que rasgan la tela de la memoria, registros fotográficos que adelantan un documental plástico sobre las desventuras del hombre y su abandono: la turbia presencia del olvido”.  (Fragmento del texto de David Guerrero L.)




Lo que ella opina…
Mi principal hacer como artista visual ha sido la gráfica y también creo que la gráfica históricamente en momentos de crisis ha jugado un papel social y político increíble. Por que se puede fácilmente reproducir, por su flexibilidad y por lo portable que es, ha sido un catalizador y en muchos casos ha servido como resistencia. 

Mi gráfica a partir del 2003, se concretó en una residencia artística en el Pratt Institute de Nueva York, donde mi trabajo empieza a tener una mayor connotación social, y donde empiezo a trabajar la migración.
La migración es un tema que me apasiona, en lo personal he vivido en muchos lugares, me ha cambiado mucho de casas, y he sentido y vivido ese desarraigo, esa fragilidad del no pertenecer, de no ser de ese lugar, esa marginalidad, es un tema que siempre me ha interesado, el pasar de un lado a otro para establecerse y hacer lo que llamamos casa, hogar.

Obtuve la beca Pollock Krasner 2010-2011, y por las situación que vive mi país, me intereso mucho ver el fenómeno de la migración en los jóvenes, para lo cual viví una semana en un Albergue en Nogales, Sonora, que es una ciudad que esta en la Frontera Norte, a donde deportan desde Estados Unidos a los jóvenes menores de edad sin compañía, y que viajan sin nada salvo, una pequeña lista, de direcciones, un escapulario, un celular, y una mochila. Y con la esperanza de una familia depositada en ellos. Cruzan al otro lado, son apresados por la Border Patrol, o la Patrulla Fronteriza y son “repatriados”, o deportados a México, y el dolor y la frustración que siente.


La imagen que nos invita a ver…



   GRABADO, LA PLACA ES DE COBRE Y ES AGUATINTA Y AGUAFUERTE


No hay comentarios:

Publicar un comentario