Páginas vistas en total

martes, 20 de enero de 2015

Marian Izaguirre



T
Talento
“Tener talento es tener fe en uno mismo, en las propias fuerzas”.
                                                                    Maksim Gorki


… me gusta

Los pasos que nos separan
 

     El peso del pasado sigue siendo el argumento válido y, en ocasiones, necesario para que Marian Izaguirre (Bilbao, 1951) construya sus historias, y el resultado en La vida cuando era nuestra (2013) fue ese fervoroso sentimiento que la narradora bilbaína puso para escribir convencionalmente una novela esencialmente sentimental, aunque al mismo tiempo se mostrará como el más firme homenaje a la lectura, traducida en la historia de dos mujeres, una que poco sabe y tiene poca experiencia de la vida, y otra quizá demasiado. Entre estas miradas cómplices anda el talento literario, y aun más la sorpresa lectora que siempre nos procura la narradora, Marian Izaguirre.
   El concepto de lealtad, de entrega mutua, la deuda y el peso de un pasado que ha dejado una huella indeleble, una etapa histórica significativa, y una perfecta ambientación vuelven a ser los componentes para otra historia tan intimista como la anterior, aunque en este caso con mayores perspectivas. Marian Izaguirre plantea en Los pasos que nos separan, (2014) la historia de Salvador, un anciano que vive en la Barcelona de finales de los 70, y tiene un último deseo, volver a Trieste y a otras ciudades de la antigua Yugoslavia, donde pasó los mejores años de su juventud, y una vez allí rememorar los momentos más importantes de su vida, donde aprendió a esculpir y donde se enamoró de Edita, esa mujer casada, y de quien por caprichos del destino y un ambiente prebélico lo separaban una y otra vez. El anuncio de alguien que busca asistente para realizar su último viaje, acercará a Marina a ese extraño reclamo, y así su encuentro con Salvador para realizar un último viaje unirá, en realidad, a ambos personajes en un mismo destino.
   Una vez  al lector le queda diseñada la línea argumental básica, se inicia el relato de la historia de amor entre los entonces dos jóvenes, aquella que trascurre en los años 20 con los cambios y vaivenes políticos que vivía la Italia de la época, con la llegada y ascenso de Mussolini y sus camisas negras, los agitados días de los partidarios del dictador en la escultórica ciudad de Trieste, y el desprecio manifiesto a quienes no fueran de origen italiano, además de los altercados y atentados que se sucedían y se peodujeron en las calles para conseguir echarlos de la ciudad. Una perfecta ambientación rodea a los encuentros de Salvador y Edita que vivirán su amor en calles y plazas de la ciudad italiana, en una ambientación repleta de arte, motivo por el cual el joven Salvador se había instalado en el taller de su maestro Spalic. El contrapunto de la historia, se localiza en la España de finales de los años 70. Y la protagonista, Marina, tiene 20 años, y como algunos jóvenes de aquella época, previa una larga dictadura donde todo estaba prohibido, se deja llevar por una vida desfasada y envuelta en fiestas, drogas y sexo, tónica de su día a día, una auténtica vía de escape que para muchos suponía romper con tabúes y prohibiciones, y para otros olvidar esos años tan duros en los que nadie conocía el significado de la palabra libertad. Pero Marina se ha quedado embarazada, después de unas vacaciones locas en Menorca, y no sabe muy bien qué hacer, no dispone de dinero para ir a Londres a abortar, no tiene a nadie en quién apoyarse, o en quien confiar para que la ayude a salir del grandísimo lío en que se ha metido, y de pronto lee el anuncio que un desconocido publica en la página de ofertas de empleo donde observa que se busca joven estudiante con idiomas, inglés imprescindible, pasaporte en regla y carné de conducir para viajar como acompañante al extranjero, incorporación inmediata y generosa remuneración.
    Ese destino que marcará toda la historia de Los pasos que nos separan une a los dos protagonistas que se embarcan en un doble viaje, el que los llevará a través de varias ciudades europeas, y otro interior que personificarán en ellos mismos, con sus propias realidades; en suma, una experiencia de vida que les proporciona una y otra reflexión sobre los errores cometidos, tanto en el anciano Salvador y la joven Marina, y sobre los sentimientos de culpa que, en alguna medida, atormentan a ambos, y finalmente sobre la necesidad de encontrar la manera de justificar sus actitudes, para así obtener ese perdón que les sosiegue el alma, y sobre todo para darse cuenta de las elecciones, en ocasiones difíciles, que todos tenemos que tomar a lo largo de nuestra existencia, y aun más la forma en que estas repercuten en buena parte de nuestra vida.












LOS PASOS QUE NOS SEPARAN
Marian Izaguirre
Barcelona, Lumen, 2014; 384 págs

1 comentario:

  1. Interesante visión sobre el talento, respecto a la cita. Y reseña incitadora para no perderse esta última novela de Marian Izaguirre.

    ResponderEliminar