Páginas vistas en total

lunes, 19 de enero de 2015

TRAVESÍAS



2015



     Atrás quedó 2014. Un año política, económica, social y culturalmente deficitario. Si recodamos la celebérrima cita bíblica de siete años de vacas flacas, en este país, con algo de suerte, deberíamos salir pronto de dicha condena, y solo así el recién estrenado 2015 se convertirá para muchos en una incógnita que solo admite alguna que otra tímida esperanza. Y atrás quedaron los cumpleaños de Unamuno, Cortázar, Paz, Duras, y nos deleitamos, una vez más, con las lecturas de Platero y yo, Las uvas de la ira, Buenos días, tristeza, o sonreímos con las tiras jocosas, irónicas e inteligentes de Quino, el creador de la indómita Mafalda, a sus cincuenta años.
   La inevitable muerte se llevó a Doménikos Theotokópoulos, El Greco, hace 400 años, aunque el arte de su trazo atrajo la atención a más de un millón de visitantes; mientras las taquillas de nuestros teatros y cines se desplomaban castigadas con el 21% de IVA wertiano, aunque pese a la tormenta cultural, Miguel Ángel del Arco, triunfaba con su Misántropo, y el cine más español recuperaba parte del público perdido con títulos como La isla mínima, El niño,o Mortadelo y Filemón.
                Este 2015 será el Año de Santa Teresa de Jesús, y otros escritores vuelven a la actualidad y confirman, eso sí, la buena salud literaria, presente y pasado vienen de la mano de Richard Ford, Mario Vargas Llosa, Haruki Murakami, Patrick Modiano, Orhan Pamuk y Jonathan Franzen, o los clásicos, Gustave Flaubert, Pablo Neruda o Jorge Luis Borges. Juan Marsé y Arturo Pérez Reverte, no dejarán indiferentes a sus fieles lectores, y para deleite de muchos, el descubrimiento de Milena Busquets, También esto pasará (Anagrama) y Joaquín Camps, La última confidencia del escritor Hugo Mendoza (Planeta).

       Sábado, 17 de enero, 2015; pág., 8


1 comentario: