Páginas vistas en total

sábado, 28 de marzo de 2015

Hoy tomo café con…



Óscar Esquivias*
     «Me interesa hacer literatura, explorar el alma y los sentimientos de una serie de personajes y contar una historia apasionante».


     Nació en el barrio de Gamonal de Burgos el 28 de junio de 1972. Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Burgos y desde muy joven se ha dedicado por completo a la literatura.

Codirigió la revista literaria El Mono de la Tinta (1994-1998). También fundó y dirigió Calamar, revista de creación, desde 1999 a 2002. Ha colaborado en numerosas revistas de España e Hispanoamérica con poemas, artículos y relatos cortos. Su novela Inquietud en el Paraíso recibió el Premio de la Crítica de Castilla y León en el 2006.

Residió un año en Roma, becado por el Ministerio de Asuntos exteriores con el objetivo de documentarse sobre los años italianos de Berlioz.
Colaborador habitual del Diario de Burgos, publica quincenalmente su visión personal sobre temas de actualidad generalmente relacionados con la cultura.
   Es académico correspondiente de la Real Academia Burgense de Historia y Bellas Artes (Institución Fernán González) desde junio de 2008.
 

—¿Dónde te sientes más cómodo, en el Paraíso, en el Purgatorio o en el Infierno?

La verdad es que me siento más cómodo en el planeta Tierra.

—Cuando te planteaste escribir esta historia ¿pensabas que debería ser toda una trilogía para explicar la reciente historia de España?
        Mi propósito no es explicar la historia de España, Dios me libre: a mí me interesa hacer literatura, esto es, explorar el alma y los sentimientos de una serie de personajes y, a través de ellos, contar una historia apasionante con las palabras más persuasivas. Me apoyo en la Divina Comedia de Dante y de ahí la estructura tripartita del relato, que me sirve para jugar con los géneros literarios.

—¿En aquella época, la ciudad de Burgos, a cuál de los lugares visitados por tus personajes se parecía s? ¿Y a los de Dante?
        En La ciudad del Gran Rey quería describir un espacio que resultara al tiempo familiar y fantaseado, como si los personajes no hubieran abandonado del todo España y hubieran entrado en un sueño en el que lo cotidiano se presentara como algo misterioso o amenazante. El mundo que dejan atrás los hombres que se internan en el Purgatorio no es más lógico ni humano que el que se encuentran en el Más Allá, al contrario: en la Ciudad del Gran Rey la violencia no tiene justificación, sucede como si fuera una fuerza de la naturaleza, ajena a la voluntad de los hombres. En 1936 se declaró una guerra en nuestro país porque hubo personas que se empeñaron activamente en imponer sus ideas (o sus intereses) por la fuerza. Desde este punto de vista, la España (no sólo Burgos) real, histórica, es mucho más desasosegante que cualquier escenario fantástico (incluidos los dantescos). 



—La ironía y el sarcasmo pueblan las páginas de tus dos novelas hasta el momento, ¿es necesario que el lector sonría de vez en cuando ante tanta atrocidad?
        No sé, no tengo una teoría definida al respecto. El humor tiene muchas manifestaciones y, en mi caso, a menudo surge en el proceso de escritura, sin que yo lo hubiera previsto de antemano. Creo que nunca he pensado: “Voy a escribir un capítulo o un cuento divertido”, mis ideas de partida jamás son cómicas. De hecho, soy la persona menos chistosa del mundo.
—Si te dijera que el proceso de escritura de estas tres novelas se parece bastante a un proyecto barojiano, ¿qué me contestarías?
        Me encanta Baroja y todo lo que se pueda adjetivar como «barojiano» me interesa, así que no voy discutir a quien me aplique tal adjetivo (aunque me pueda parecer exagerado o inexacto, pero ¿a quién le molesta que le piropeen?). Inquietud en el Paraíso, con sus conspiradores, curas disparatados, militares y demás, quizá sí tenga un aire barojiano, pero no creo que sea el caso de La ciudad del Gran Rey, demasiado fantasiosa para lo que acostumbraba a escribir don Pío (me parece a mí, vaya)
—Un adelanto para el curioso lector de tu próxima novela, ¿qué ocurrirá en el Infierno?
Cualquier cosa. Ahora mismo estoy escribiendo esa parte y lo estoy descubriendo...

* Cuando realizamos esta entrevista, Óscar Esquivias, estaba enfrascado en su trilogía, dantesca, cuyos dos primeros volúmenes habían aparecido, y faltaba Viene la noche (2007). Después ha seguido trabajando, y publicando una interesante obra juvenil y relatos, recogidos en colecciones propias y colectivas. Nos queda pendiente una entrevista en profundidad, ahora que la perspectiva de su obra es mucho mayor.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada