Páginas vistas en total

jueves, 19 de marzo de 2015

… me gusta



T
Teoría
          “No hay nada tan práctico como una buena teoría”.
                                                                  Josif Jungmann
Kirmen Uribe
Lo que mueve el mundo


    El bombardeo de Guernika, en mayo de 1937, obligaría a las autoridades vascas del momento a evacuar a miles de niños que partieron del puerto de Bilbao rumbo al exilio, y fue así como la mayoría de ellos encontraron refugio en Francia, la Unión Soviética, Gran Bretaña y Bélgica. Kirmen Uribe (Ondarroa, Vizcaya, 1970) relata en Lo que mueve el mundo (2013), la pequeña historia de Karmentxu, una niña de ocho años, acogida por Robert Mussche y su familia, una anécdota que cambiará la vida del escritor y sirve a Uribe para contar la biografía novelada de tres jóvenes, cuya existencia quedaría rota por la terrible guerra que años más tarde desataría el monstruo de Hitler.   
        La historia comienza en Gante a donde llegan los niños refugiados de Euskadi, y donde la familia Mussche se hará cargo de una niña. Y luego está la intrahistoria de unos héroes anónimos que Uribe dibuja con todo detalle, para dar sentido a la Historia, reciente de la humanidad, porque el joven escritor, tímido y temeroso, la joven Vic, fuerte, resuelta y esposa del anterior, y, además, Johan, el amigo del alma de ambos, componen ese trío protagonista que sustenta el resto de la narración, y un decorado de guerra y miseria de fondo, subraya un mundo de injusticias con un triste final, como hasta ahora nadie había contado y que la hija de Mussche regala a Kirmen Uribe, cuando este recala por el país flamenco y esa generosa niña, hoy una adulta mujer, que apenas si conoció a su padre, siente que ahora es el momento de dar a conocer el valor de Mussche y, entonces, le muestra al escritor español las cartas celosamente guardadas por su madre durante años, lo pone en contacto con gentes y amigos de la época y con quienes conocieron al prometedor escritor y traductor, comprometido desde que acogiera en su casa a la niña vasca Carmen Cundín Gil. Añade a su relatos que, más tarde, su progenitor viajaría a la España en guerra como corresponsal, posteriormente se alistaría en la resistencia frente a la invasión nazi, capturado y deportado a un campo de concentración cerca de Hamburgo, moriría sin apenas dejar rastro, y es así como esta anciana mujer le ruega a Uribe que cuente la historia novelada de su padre para que la injusticia de su muerte no caiga en el olvido. Lo que mueve el mundo, se convierte en la historia de unos seres verdaderamente humanos que vivieron y dejaron sus vidas en el escenario más cruel que la Humanidad siempre recordará.
        Kirmen Uribe necesitaba punto de vista distinto para contar la historia de los niños de la guerra, así que optó por narrar la visión del otro, el sentimiento del que acoge.  Y a la vez se preguntaba ¿quién estaba ayudando a aquellos niños?, o ¿quiénes serían sus nuevos padres?, y finalmente ¿cuál sería su verdadera casa, la de procedencia o la de acogida? Lo curioso de esta novela, más que el trasfondo bélico, interesan los personajes, la curiosa relación de Robert con la niña, con su mujer, Vic, y su mejor amigo, el escritor Johan Daisne, uno de los escritores más conocidos y traducidos de la literatura flamenca. Así ha contado la historia de un héroe menor, tan frágil como anónimo, uno de esos seres con quienes podemos cruzarnos por la calle todos días. La historia de una persona que, como otros muchos en épocas duras, sencillamente, ayudaban a otras personas.











LO QUE MUEVE EL MUNDO
Kirmen Uribe
Barcelona, Seix-Barral, 2013



1 comentario:

  1. No por manido el tema menos interesante esta visión de Uribe sobre los niños de la guerra.

    ResponderEliminar