Páginas vistas en total

miércoles, 26 de abril de 2017

Berta Marsé



…me gusta

   
SIN SEÑALES
      
       El minimalismo pretendía esbozar la vida de unos personajes al límite en una sociedad, la norteamericana que, evidentemente, está muy alejada de la nuestra aunque, tal vez, tomar de la intimidad de las personas su cara más oculta puede resultar ese recurso narrativo interesante que vertebre la vida de unos personajes que aparecen insignificantes ante nuestra mirada. Los siete cuentos que componen En jaque (2006), primera incursión narrativa de Berta Marsé (Barcelona, 1969) cuentan historias de unas gentes que viven en un mundo normal y que, por alguna circunstancia, la rutina de sus existencias se rompe. Surge así una perturbación en el orden natural de las cosas que desvela los secretos de cualquiera de los protagonistas de estos relatos.
       Algunos de estos relatos se resuelven en unas líneas, como por ejemplo le ocurre a «La tortuga», la historia de un ingenuo dibujo que revela los abusos sexuales de una niña, o incluso, el cuento «Origen», la relación que se establece entre un padre y una adolescente ante devastadoras revelaciones. Sorprenden algunos relatos como «La diva y la peluquera» hermoso ejemplo de la mediocridad que se supone en lo sublime visto desde una existencia como la que lleva una modesta joven peluquera ante la tozudez de una diva a probarse una peluca y, podemos añadir, «Primer amor» quizá el más sensible, más tierno y el de mejor ejecución de todos los cuentos porque resulta harto difícil trasladar al lector todos los sentimientos que se barajan, incluida la enfermedad del protagonista, aunque la narradora  se vale de la compasión, del egoísmo o de la tristeza en este relato para ejercer de notaria en un mundo donde los sentimientos han dejado de ser ese estado que más afecto nos produce o una enorme aflicción por los sucesos tristes y dolorosos cotidianos. A veces, no obstante, la narradora esboza una sonrisa fugaz porque con lo que juega es, en realidad, con la inteligencia, con nuestra pericia de lectores capaces de asimilar la mirada dura, sin apenas contemplaciones de esas radiografías humanas que no dejan de sorprendernos porque de lo que se trata es de seguir las pistas allá donde se puedan reconstruir unas vidas porque en nuestra existencia, como en la de los protagonistas de estos siete relatos, nada vuelve a ser lo mismo y continuamos estando en jaque, como el título de este libro, que explora actitudes y relaciones. Nada más que aportar al dislocado mundo de Berta Marsé, resumen de ciertas tonalidades que oscilan entre la tragedia y el humor y, además, encuentra un perfecto equilibrio entre las reglas del juego literario y los datos de la realidad.





EN JAQUE
Berta Marsé
Barcelona, Anagrama, 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario