Páginas vistas en total

martes, 11 de abril de 2017

Eusebio Lahoz



…me gusta

ANDAR DE RODILLAS
              
       Una opción en la vida es poder leer del revés o mejor aún, tal vez, ofrecer la posibilidad de leer un texto que encierra múltiples lecturas a no menos lectores. Algo así nos propone Eusebio Lahoz (Barcelona, 1976), en su primera novela, una historia que cuenta varias historias o eso que, estructuralmente, denominamos como una novela coral.
       Leer del revés (2005) es una novela urbana, ambientada en Madrid, con protagonista andaluz, un joven cordobés, que tras una pequeña estancia en la capital se decide a volver a su Andalucía natal. En realidad, la novela es un verdadero tratado de relaciones humanas entre las que sobresale la personalidad de Fede, un veinteañero, nexo de unión para hilvanar un relato medido hasta en su forma de extensión y voz expresiva porque, incluso el lenguaje empleado, de una evidente actualidad y, a veces, de una soez contemporánea no deja títere en ristre y sirve, en su contexto, para realizar un estudio sobre esas verdades a medias que todos arrastramos y que nos muestran tal y como somos. Le ocurre a Fede que no encuentra su lugar en el mundo y también a uno de sus clientes habituales, el abogado Satur, obsesionado por hacer dinero o a Concepción, vecina y clienta del bar El Rincón donde trabaja el joven cordobés y a quien, de vez en cuando, hará una que otra visita para llevarle alguna tortilla de patatas y realizar otros pequeños favores. Y también están los dueños del local, un matrimonio algo mayor, el señor Manuel y la señora Trini o Luis, vigilante de un parking, confidente de Fede y a quien deja dormir por un módico precio en el cuarto de contadores.
       Todos arrastran la huella de un desencanto o su vida se encamina por ese espacio que se mueve entre la desesperación o el desánimo, la abulia o la indiferencia en algunos casos. Se equivocan y parecen no saberlo hasta el extremo de concretar sus vidas en nimiedades que nada les aportan en sus existencias vacías. Viven del revés o leen del revés, como proclama Lahoz, y sobre todo, ambicionan aquello que nunca han tenido y que ahora, en un momento dado, se esfuerzan por conseguir sin que esos esfuerzos les lleven a acabar con la monotonía de toda su vida.  Lahoz ofrece un fresco de esa cotidianidad más inmediata y lo hace con la soltura que le permite escribir desde la imprudencia de saberse uno más entre los millones que nos rodean. Una sociedad asfixiante aunque no menos interesante para ser tratada literariamente. Y esto, al menos, se ha conseguido con esta novela.





LEER DEL REVÉS
Eusebio Lahoz
Barcelona, El Cobre, 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario