Páginas vistas en total

viernes, 7 de abril de 2017

Cristina Cerrada



… me gusta

UN MUNDO EN APARIENCIA
              
       Aunque el cuarentón Víctor Ripstein es, aparentemente, un hombre feliz, un buen día se encuentra ante una demoledora realidad: ha sido abandonado por su esposa y todo su mundo se viene abajo. La autora de este singular relato pretende contar, en esencia, la historia de una ruptura y esa sensación que provocan en el ser humano las digresiones que conlleva nuestro tiempo. La narradora Cristina Cerrada (Madrid, 1970) había explorado temas como los de la soledad, el rechazo, el abandono y sobre todo el sentimiento de ausencia en sus dos colecciones de relatos publicadas anteriormente, Noctámbulos (2003) y Compañía (2004) y ahora se estrena como novelista y cuenta en Calor de Hogar S.A. (Premio Ateneo Joven 2005), además, de la historia de un hombre incapaz de realizar una mínima acción que suponga un orden en su vida o en su desarrollo personal, las peripecias de unos seres que se mueven entre los minimalistas sucesos cotidianos de unas historias universales. Son numerosos los habituales desencuentros matrimoniales que plantea la narradora madrileña en su relato para que un desarrollo posterior y, una vez abandonado, Víctor no dude en emprender un viaje por encargo expreso de su empresa, aventura que le supondrá un cambio por completo en su vida y la justificación misma de la historia.
       Un buen número de aciertos hacen que esta novela de Cerrada nos devuelva la ilusión por la ficción bien escrita y más pura; es decir, esa sensación que percibe un lector cuando se sabe transportado y confundido en esa frontera que oscila entre la ilusión y la realidad porque buena parte de este relato transcurre incluso entre los parámetros imaginativos de un lugar no necesariamente identificado, situado en el norte de España, junto a la frontera francesa, aunque lo más interesante de la trama son las circunstancias que conlleva el viaje y, sobre todo, la mágica situación en que se ve envuelto Víctor cuando conoce a la familia Ros, a Samuel, un extravagante anciano, su hija Abril y Dani la hija de esta. Una vez instalado en Próspera, la ciudad visitada, el protagonista se dará cuenta de que allí es posible empezar una vida nueva, pronto se olvida de Diana e inicia una relación con esta peculiar familia que, por otra parte, le hace ver a Víctor ese cambio de rumbo, dejándose llevar y olvidarse de un matrimonio convencional para emprender una aventura lejos de un pasado infeliz. La novela es divertida, algo patética y no menos trepidante porque expresa, también, ese contraste entre una pareja de relaciones machacadamente costumbristas y esa frivolidad a que nos puede encaminar otro tipo de relaciones humanas. Sobresale en este relato esa voluntad de huir de ciertas conductas, el sentimiento de desarraigo de algunos personajes, el ansia de proyectar una normalidad o la nostalgia de ser diferente frente a unas personalidades tan neuróticas como excéntricas que probablemente pueblen nuestras ciudades, pero sobre todo al final, que no resulta ser feliz o infeliz, todo parece haber cambiado aunque en la superficie de nuestro mundo, las cosas y los seres, todo parezca imperturbable.






CALOR DE HOGAR S.A.
Cristina Cerrada
Premio Ateneo Joven
Sevilla, Algaida, 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario