Páginas vistas en total

viernes, 31 de marzo de 2017

Gonzalo Calcedo



…me gusta
          
FOTOGRAFÍAS VELADAS
              
       El escritor Gonzalo Calcedo (Palencia, 1961) posee  una  mirada limpia, selecciona tan solo el momento de una vida y sus historias, sus cuentos y relatos, adquieren ese pleno derecho que les confiere un lector inteligente que sabe, en todo, momento vislumbrar un antes y un después. Quizá por eso en una adecuada concentración se concreta una historia, como la vida misma o al menos eso cree el palentino que entrega, una vez, una colección de cuentos La carga de la brigada ligera (2004), en realidad, un solitario deseo durante años como escritor de escribir las páginas que le gustaría leer, según él mismo ha manifestado, para disfrutar narrando historias con esas dosis adecuadas de desaliento, acción, cinismo, amenaza, ternura, sensualidad, en definitiva, un modo indirecto de encarar la vida, de verla a través del comportamiento de sus protagonistas, de sus movimientos, de sus gestos y de sus miradas, sin que estas características tan comunes lleguen a explicar nada en absoluto.
       En los cuentos de Calcedo no sobra nada, es frecuente esa sustantividad que ofrecen sus palabras y concuerdan con el entresijo de las historias contadas. En los cinco cuentos que componen el presente volumen se mantiene ese raro equilibrio que otorga la dimensión de un cuento (en esta ocasión más extensos de lo habitual en el escritor palentino) y la historia que se narra o incluso el tono que se les otorga. Pese a esto, sus héroes son anónimos aunque reconocibles en cualquiera de nuestros ambientes: la adolescente Delphi es igual de ingenua y afligida que muchas de nuestras jovencitas conocidas o las mujeres de otras dos historias, «Sirenas» y «Un banco con sombra» sienten y hablan de sus familias como otras muchas de tantas historias para, al final, contentarse con esa minimización que les otorga su cotidiano existir tras la soledad de sus hogares. El protagonista de «El villano de la historia» se asemeja en su comportamiento a tantos seres de íntimas vivencias que solo logran vislumbrar buena parte de su vida  a través de una realidad que se transmuta en literatura, para ser contemplados con esa distancia que otorga el escritor. Y quizá el más interesante, el cuento que da título al conjunto, «La carga de la brigada ligera» de connotaciones tan cinematográficas y que, como apunta el autor, resume ese puñado de páginas que le gustaría leer y disfrutar.
       Como es habitual en Gonzalo Calcedo, cuyo nombre se inscribe en lo mejor que se escribe en cuento español contemporáneo, las situaciones a las que se enfrentan sus personajes nos dejan, como a ellos, un profundo poso de insatisfacción y a esa disolución con que también nos enfrentamos a la realidad.





LA CARGA DE LA BRIGADA LIGERA
Gonzalo Calcedo
Palencia, Menoscuarto, 2004

No hay comentarios:

Publicar un comentario