Páginas vistas en total

sábado, 29 de abril de 2017

NUEVAS TRAVESÍAS



La Edad Media iluminada

       Durante décadas hemos leído que la denominada Edad Media o Medievo, es el período histórico de la civilización occidental que comprende los siglos V al XV. Se inicia en el año 476 con la caída del Imperio romano de Occidente y toca su fin en 1492 con el descubrimiento de América, o en 1453 con el ocaso del Imperio bizantino, coincide con la invención de la imprenta de Gutenberg, y finalmente marca el fin de la guerra de los Cien Años.
       Diez siglos sombríos, un extenso paréntesis tenebroso entre la Antigüedad y el Renacimiento marcado por tiranías, guerras, hambrunas y pestes que califican al medievo europeo como el tiempo de la edad oscura. Curiosamente, en los últimos años arqueólogos y académicos de diversas disciplinas humanísticas se han revelado contra ese estereotipo, y reivindican con sus investigaciones otra visión de esta etapa histórica: el denostado medievo sentó las bases institucionales, políticas, urbanas de la era moderna, abrió rutas comerciales y nacieron estilos arquitectónicos nunca superados hasta bastantes siglos después.
       Existió una Edad Media iluminada que legó las peregrinaciones y el comercio entre Oriente y Occidente, y nos han llegado millones de documentos literarios, filosóficos y científicos. Se fundaron las escuelas de copistas que tradujeron textos árabes y bizantinos perdidos, versiones latinas de Aristóteles, o compilaciones jurídicas que desarrollarían la institucionalización de aspectos políticos y constitucionales de la modernidad. Una revolución de saberes que cristalizaría en una sólida institución: la universidad. Se dinamizó la medicina a partir del XIII, el léxico de las lenguas modernas, el nombre de pila y el apellido a los individuos, o la concentración de poblaciones en torno a lugares de poder: la iglesia y el castillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario