Páginas vistas en total

miércoles, 5 de abril de 2017

Hipólito G. Navarro/ Miguel Ángel Muñoz



…me gusta

 
SON CUENTOS

       La vuelta tras un largo viaje, o tal vez la posibilidad de recuperar el tiempo pasado de una juventud incómoda, incluso esa opción de bucear en el fondo mismo de la memoria que intenta una salida indemne de aquel viaje, y finalmente otorgarle un nuevo sentido a la rotundidad con que nos enfrentamos al mágico juego de otra vida que ya presuponemos alejada de esa aflicción y/o alborozo, olvidada por la sonrisa que nos produce cierto sarcasmo. Con estas, y no otras rotundidades vuelve Hipólito G. Navarro (Huelva, 1961) al panorama literario, y de su mano, La vuelta al día (2016), que sustenta con un suculento prólogo que invita a ver el volumen con sagacidad, porque Navarro nos proporciona un auténtico conjunto narrativo tan vario que muestra esa versátil condición de prosista ensayado desde su primer libro, expone su dedicación ante la realidad de una entusiasta y fecunda entrega a las formas narrativas breves, al cuento o relato en suma. Y paralelamente, como ha manifestado en alguna ocasión anterior, se dirige a un destinatario específico, piensa en un lector aficionado al género, cercano a su literatura; por este motivo, una de las cinco partes del volumen, la última y que da título al libro, queda subtitulada, “Texticulario íntimo para incondicionales y compinches”. Una vez más, Hipólito G. Navarro ofrece un magnífico y variado ramillete de historias tan graves como jocosas que, con su acento, se convierten incluso en juguetes narrativos de hilarante resultado, de prosa ajustada, incluso constata parte de los muchos equívocos de este mundo, problemática que los personajes asumen y que abarcarían ese concepto universal humano: el amor y el desamor, “El fondo de la memoria”, la quimera de la felicidad, “Las estampas del timo”, la vuelta a una juventud perdida, y por extensión distintas parcelas del dolor, de la decadencia, de todo aquello que conlleva una tragedia, “Una infidelidad”. Abunda el tono amable de muchas situaciones, y el autor voluntariamente soterra los graves conflictos. Lo mejor de estos cuentos, la ironía y el humor como ese revestimiento engañoso del fracaso, de la soledad y el desvalimiento, experiencias que quedan enmarcadas en un definitivo realismo, tan es así que uno no debe uno perderse, “Verruga Sánchez” o “Mire, no estoy para bromas ahora mismo”.


       Miguel Ángel Muñoz (Almería, 1970) titula su colección, Entre malvados (2016), gente dañina que protagoniza cada uno de los diez cuentos recopilados, y en su primer relato “Somos los malvados”, advierte que los niños son violentos y que, a medida que van creciendo, y una vez mayores, ya no reconocen sus antiguas maldades ni guardan sentimiento alguno de culpa; lo más perverso de la condición humana y del mundo preside casi la totalidad de las narraciones. No existe la inocencia, proclama, además el autor y muchas de las piezas confirman lo que puede tomarse por una declaración de principios, la recopilación de muchas de las voces de sus protagonistas contienen las palabras: rabia, ira, envidia, crueldad, escarmiento o venganza, que convierten algunos de los asuntos tratados en una enemistad manifiesta, ocurre en “Los hijos de Manson”, un auténtico carnaval de sangre. El cuento, en general, y caracterizado por sus elipsis, pese a su calculada extensión, tiende más a sugerir que a explicitar en su desarrollo, y aunque en el caso del almeriense en sus relatos habla con claridad y su argumento está bastante explicitado siempre imaginamos su capacidad para un desarrollo mayor que confiera a sus historias otra dimensión; así es como su narrativa breve nada a contracorriente de las modas al uso, aunque en esta colección la muestra del microrrelato, señala su inquebrantable talante de excelente cuentista. Cronista, al tiempo de datos de una frenética actualidad, un periodista revive el cautiverio en Alepo, en poder de los yihadistas, un policía interroga a un chaval, presunto raptor de una chica, mientras se desarrolla otra historia paralela, y en otros cuentos habla del dolor y del absurdo de la matanza del 11M.

La vuelta al día
Hipólito G. Navarro
Madrid, Páginas de Espuma, 2016















Entre malvados
Miguel Ángel Muñoz
Madrid, Páginas de Espuma, 2016




No hay comentarios:

Publicar un comentario