Páginas vistas en total

viernes, 19 de mayo de 2017

Henry James



…me gusta

  
DE VIAJE CON HENRY JAMES

Ediciones B reúne por primera vez los reportajes de viajes que Henry James publicó en la revista The Nation, entre 1870 y 1879, que titula, Viajes con Henry James (2017).

       La escritura de Henry James abarcó un amplio abanico que no dejaba género sin que el narrador impusiera su sello personal: textos de crítica literaria, novelas, relatos o nouvelles, memorias, relatos de viajes, e incluso teatro, aunque con este intento solo cosechara repetidos fracasos, y esa falta de éxito en el escenario le ocasionara cierto desánimo en algunos periodos de su vida, si bien en sus últimos años amplió su reputación de excelente escritor en sectores restringidos pero fieles que a partir de la Segunda Guerra Mundial porque fue este un periodo donde las reflexiones sobre la interioridad de los humanos cobró mayor presencia e importancia, y sus textos se caracterizan por ese interiorismo con que se califica al conjunto de su obra.

Viajes
       Los reportajes de viajes de Henry James para la revista The Nation, veintiuno en total, entre el 3 de agosto de 1870 y el 24 de mayo de 1879, se reúnen por primera vez en un libro, al mismo tiempo que empezaba una fructífera labor como novelista. James se convierte así, según The Wall Street Journal, en “un encantador compañero de viaje” que inicia su andadura por algunos paisajes de su amado Nueva York, concretamente “Saratoga”, “Lake George”, “Del lago George a Burlington”, “Newport” y finalmente “Niágara”, que corroboran la idea de un joven James que se siente extranjero en su propia tierra apara emprender su trabajo de campo y escribir sobre esos rasgos geográficos cercanos y siempre desde un punto de vista social. Como señala en el prólogo, Hendrik Hertzberg, “viajar con James en estas páginas es tomarse unas apacibles vacaciones con un compañero totalmente avezado, sumamente culto e inteligente en extremo”. Estas postales jamesianas, según Hertzberg, se alejan de las crónicas o noticias de la época, las tribulaciones de la guerra franco-prusiana, la política o la perspectiva de las revoluciones por llegar.
       El detalle sobresale en muchas de estas páginas de Viajes con Henry James, porque el autor se detiene en describir con minuciosidad el paisaje y los elementos que lo pueblan, incluye el urbanismo y cuando pasea por la vieja Europa destaca sus viejas ciudades y catedrales, y como en el resto de su obra, las páginas de este libro respiran esa libertad expresa, sus movimientos por el viejo continente le llevaron a una experiencia inigualable para el resto de su vida, y su amor por lo europeo le llevaría a escribir lo mejor de su narrativa. Dejó constancia en estas páginas de su primer verano europeo recorriendo el paisaje inglés, Lichfield, Warwick, Devon, Wells y Salisbury como ejemplares visitas con una notable capacidad de abstracción mental, conmovido por el deleite de los teatros parisinos o la visita a una exposición de arte en el París de 1872, y vendrían las ciudades toscazas, Livorno, Pisa, Lucca y Pistoia y su colorido local, o las innumerables vistas de Londres y sus teatros, sin olvidar Escocia y su imponente Edimburgo. Sin duda, el conjunto muestra una extraordinaria colección de textos evocadores, repletos de humor y aun se añade ese punto de acidez característica del mejor James, en los que el lector reconocerá su incomparable genio.


Compañero de viaje

       Henry James (Nueva York, 15 de abril de 1843 – Londres, 28 de febrero de 1916) fue un escritor y crítico literario estadounidense, aunque pasó buena parte de su vida en Europa y se nacionalizó británico. Conocido por sus novelas y relatos basados en la técnica del punto de vista, característica que le permite el análisis psicológico de los personajes desde el interior de los mismos. A los veintiséis años ya había iniciado una prometedora carrera literaria y escrito relatos breves y reseñado algunos libros para revistas como North American Review, Atlantic y Nation, revista donde publicaría sus primeros reportajes de los pequeños viajes realizados por el noroeste americano para después iniciar su periplo europeo. Algunas de sus principales obras, Roderick Hudson (1876), El americano (1877), Daisy Miller (1879) y Retrato de una dama (1881) fueron escritas en esta primera etapa viajera. Después exploraría los tipos y costumbres del carácter inglés, como en La musa trágica (1890), Los despojos de Poynton (1897) y La edad ingrata (1899). Para sus tres últimas y grandes novelas, Las alas de la paloma (1902), Los embajadores (1903) y La copa dorada (1904), vuelve al esquema del contraste que vivió y constató entre las sociedades europea y americana que conocía perfectamente.







Henry James, Viajes con Henry James; trad., de Borja Folch; Barcelona, Ediciones B, 2017; 284 pp.

No hay comentarios:

Publicar un comentario