Páginas vistas en total

miércoles, 29 de octubre de 2014

TRAVESÍAS



EL RATONCITO PÉREZ

                Los años de mi niñez franquista estuvieron dulcificados por la visita, cuando se nos caía un diente, de alguien misterioso, que acudía en mitad de la noche a depositar, bajo la almohada, un regalo. El trueque lo solía hacer un ratoncito que se lo llevaba sin que jamás volviera a aparecer. Claro, en aquellos maravillosos años, la única fortuna que podíamos esperar, los niños desnutridos, era una perra gorda, y los más afortunados veían premiada su pérdida hasta con dos reales. Lo curioso de toda la historia es que, entonces, apenas si sabíamos nada de este Ratoncito Pérez que solo acudía cuando se nos caía nuestro diente de leche, así que procurábamos conservarlo si el accidente ocurría cuando le mordíamos, con todas nuestras fuerzas, a un bocadillo con chocolate Kitin. Aquella noche esperábamos la visita del ratoncito y, a la mañana siguiente, despertábamos con el milagro bajo la almohada. Hoy tengo dos hijas adolescentes y, durante su niñez, mantuve esta inocente tradición, pero advertiré que los premios, evidentemente, en plena democracia, fueron distintos, sin que por eso dejaran de ser una muestra de ternura, tan sorprendente, como lo fueron en la mía propia.
                Bastantes años después me reencuentro con La asombrosa y verdadera historia de un Ratón llamado Pérez (Siruela, 2010), que Ana Cristina Herreros escribe, e ilustra Violeta Lópiz. Tras su lectura, por fin, se me despejan no pocas dudas del pasado: ¡ya sé dónde vive el ratón de los dientes! ¡por qué se apellida Pérez!, y, sobre todo, averiguo ¡qué hace con los dientes que va recogiendo!



                   Sábado, 31 de Julio, 2010; pág., 8




1 comentario:

  1. Intentaremos descubrir todos esos misterios a través del libro. Por cierto, dejaban perras gordas y también alguna que otra "perrilla".
    Mª Ángeles.

    ResponderEliminar