Páginas vistas en total

jueves, 30 de octubre de 2014

TRAVESÍAS



PADRES E HIJOS

      La historia de la Literatura Universal está plagada de ejemplos sobre las relaciones: padres e hijos. Ningún vínculo es tan significativo e importante como este, sin embargo, la naturaleza del mismo, se torna conflictiva, repleta de decepciones. Quedan hermosos ejemplos, Padres e hijos, de Turguéniev, Carta al padre, de Kafka, Rulfo tituló originariamente, Mi padre, el primer capítulo de Pedro Páramo, un asombroso Kureishi, Mi oído en su corazón, el lírico Stuparich, La isla, espléndido recuentro de un padre enfermo con su hijo, y, aún más recientemente, La esposa del Rey de las Curvas, donde Bryce Echenique soslayaba su relación con un padre timorato. Sin embargo, es Tiempo de vida (Anagrama, 2010), un libro que, sin inhibiciones ni exhibicionismo, proporciona al lector una amplia visión de esa compleja relación que para el autor, Marcos Giralt Torrente, supone una lección vital de los continuos desentendimientos mantenidos con el padre a lo largo de su vida.
       Será la relación padre e hijo la que aporte la base anecdótica del relato que, en gran medida, se despoja de esa ficción que justifica el proceso de escritura de Giralt Torrente para contar su vida y la de sus progenitores, con una dedicación,  exclusiva, al padre tras conocer la situación terminal en la que se encuentra. Al igual que en Stuparich, las distancias se acortan cuando empiezan a saber algo más el uno del otro. El efecto terapéutico y liberador de Tiempo de vida demuestra, en su proceso final, esa declarada admiración y homenaje de amor tributado al padre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario