Páginas vistas en total

viernes, 31 de octubre de 2014

Cristina Fernández Cubas



S
Sabiduría
“La sabiduría, después de todo, no es otra cosa que la experiencia”.
                                                       Marûn Abbud
… me gusta        
Todos los cuentos



        La publicación de los Todos los cuentos (2008) o la suma de toda una narrativa breve, sin duda, sirve para apreciar, según el prologuista Fernando Valls, cuanto hay de unidad en una perseguida diversidad, como la experimentada hasta el momento en las cinco colecciones de la narradora Cristina Fernández Cubas (Arenys de Mar, Barcelona, 1945), Mi hermana Elba (1980), Los altillos de Brumal (1983), El ángulo del horror (1990), Con Ágata en Estambul (1994) y Parientes pobres del diablo (2006), y a lo largo de casi tres décadas dedicadas a la narración breve y a la novela corta, con ese prestigio que iguala a la escritora a otros cuentistas  contemporáneos, léase Zúñiga, Mateo Díez, Merino, Millás o Vila-Matas.
      La narrativa breve de Fernández Cubas desarrolla, al menos en sus primeras propuestas, esa intensidad propia de la media distancia y los relatos proponen enigmáticas situaciones, con el clásico motivo del doble para mostrar las conflictivas convivencias de sus personajes; en otras ocasiones, predomina el terror con hechos que nunca acaban de explicarse, o historias de una doble complicidad, como el cuento que da título al volumen, «Mi hermana Elba»: la narradora por un lado, Fátima, su compañera en el colegio y la propia Elba, con habilidades extraordinarias para descubrir nuevas dimensiones de la realidad. La infancia es uno de los temas que predominan en la prosa de la catalana, ocurre nuevamente en Los altillos de Brumal, cuatro historias donde, también, lo fantástico cuestiona creencias racionales; y tampoco el humor y el terror, características en este tipo de relatos, está ausente en su siguiente entrega, El ángulo del horror, un hecho y una visión del tema disuelto en la vida cotidiana, como el conflicto que se da en el cuento «Helicón», una especie de Jekyll y Hyde o la confusión entre hermanos; incluso «El legado del abuelo», donde se habla de verdades y mentiras, sobre la soledad y la ambición humana. Su siguiente libro, Con Ágata en Estambul, recoge cinco nuevos cuentos, calificadas por su autora como «historias» con mujeres como protagonistas, localizadas en un convento, en un panteón familiar o en el espacio fantasmagórico de Estambul, el cuento que da título al conjunto, y se convierte en un homenaje a lo mejor de Agatha Christie.
        En su última entrega, Parientes pobres del diablo, tres narraciones cortas, cuentan en una atmósfera perturbadora, una historia de misterio en un desconocido lejano, «La fiebre azul»: un falsificador encuentra donde vivir en impreciso lugar de África; o cierta cercanía en «Parientes pobres del diablo», dos confusiones, la de un vendedor ambulante, y la de un hermano, para contar otra enigmática vida, y, por supuesto, dosis de humor en «El moscardón», narrado en tercera persona, muestra la relación de doña Emilia con su canario y algunos programas de la televisión. En un Apéndice, al final, se incluye un cuento inconcluso de Poe que Cristina Fernández Cubas terminó a instancias de una editorial en 1997. El libro, en su conjunto, muestra esa síntesis de oralidad esgrimida desde siempre por la narradora, además de la mejor herencia de los clásicos del relato de terror y de misterio.












TODOS LOS CUENTOS
Cristina Fernández Cubas
Barcelona, Tusquets, 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario