Páginas vistas en total

jueves, 20 de noviembre de 2014

TRAVESÍAS



MUJERES EN LA ALHAMBRA

       La historiografía árabe medieval siempre ha tenido un carácter evidentemente masculino y, este, tal vez no otro, haya sido el motivo por el cual las mujeres de la dinastía nazarí (siglos XIII a XV) han permanecido relegadas al olvido. Investigaciones y estudios han demostrado las conspiraciones, rivalidades e influencias de algunas esposas y concubinas que tuvieron mucho poder en la época señalada, y hoy sabemos que en la Alhambra durante los 260 años de monarquía nazarí, mujeres y hombres jugaron papeles muy significativos como queda demostrado por la arabista Bárbara Boloix, que acaba de entregar un voluminoso estudio que ha titulado, Las sultanas de la Alhambra (2013) y en el que en un detallado árbol genealógico sobresalen la sultana Fátima, nacida a lo largo del XIII aunque con suma importancia en la política del XIV; en igual proporción Rim, esposa ilegítima de Yusuf I y, por último, caracterizada por su delicadeza, Umm al-Fath, la primera mujer de Mohamed IX El Zurdo, ya en pleno siglo XV.
       Fátima, hija y nieta de reyes, alcanzaría un poder que ninguna princesa posterior superó, subió al trono a su hijo Ismail I, y asumió la regencia de dos nietos; el cronista Ibn al Jatib dedicó un elogio fúnebre de la huella dejada por esta singular mujer. Rim llegó a robar el tesoro real y manipuló para acabar con el reinado de su hijastro Mohamed V, en favor de su primogénito Ismail II y no dudó en casar a una de sus hijas con otro manipulador que más tarde colaboraría en la toma de la ciudadela. Sin embargo, a Umm al-Fath se le ha considerado “pura, honesta, bienhechora, benéfica y limosnera”. Numerosas alianzas matrimoniales entre la estirpe nazarí con dinastías norteafricanas, confirman la presencia de esclavas negras en la Alhambra.



               Sábado, 28 de septiembre, 2013; pág., 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario