Páginas vistas en total

jueves, 27 de noviembre de 2014

TRAVESÍAS



DALLAS



         Dallas es la capital del estado de Texas que hace cincuenta años tuvo la mala suerte del convertirse en el escenario del asesinato del trigésimo quinto presidente John F. Kennedy, ocurrido el 22 de noviembre de 1963, mientras realizaba una visita de carácter político a la ciudad. Cuando la comitiva presidencial circulaba en una limusina descubierta por la calle Elm, a su paso por Dealey Plaza, sobre las 12:30, el joven estadista recibía dos impactos de bala, uno le perforó la espalda, y el segundo le alcanzó en la cabeza, ocasionándole la muerte media hora más tarde. Su asesino detenido poco después del atentado, fue identificado como Lee Harvey Olwald.

        En los tiempos prehispánicos, la región estaba habitada por los caddo una etnia que se extendía por el este de Texas, el norte de Lousiana y el sur de Arkansas y Oklahoma, con una ancestral variedad de lenguas que se conservan hasta la actualidad. En el siglo XVI, el Imperio Español, la declaró parte del Virreinato de la Nueva España, y más tarde Francia ejerció su derecho hasta que volvió a manos españolas en 1819, y hasta 1821, cuando México declaró su independencia, y la consideró parte del estado de Coahuila y Texas. En 1836, el estado tejano se declaró independiente y John Neely Bryan fundó Dallas con la intención de convirtirla en un centro de negocios entre amerindios y pioneros.

       La CIA, la KGB, la mafia, incluso se especula que un perturbado actuase en solitario y milagrosamente consiguiera matar al presidente de los Estados Unidos. Antonio Manzanera fabula ahora en La suave superficie de la culata (2013) acerca del funcionamiento de la Cosa Nostra, del complot para asesinar a Fidel Castro y de la vendetta que dará lugar al enigma en torno a los disparos que acabaron con JFK.



                  Sábado, 16 de noviembre, 2013; pág., 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario