Páginas vistas en total

jueves, 4 de diciembre de 2014

TRAVESÍAS



AGUSTÍN GÓMEZ ARCOS

    El escritor suele acudir a la memoria para construir sus historias, como ese único sentido preeminente sobre el porqué de las cosas. Hace unas semanas se cumplían 15 años de la desaparición del escritor almeriense Agustín Gómez Arcos, el más español de los escritores franceses, como se ha dicho de él. Nacido en Enix, Almería, en 1933, alumno del Instituto Nacional de Enseñanza Media por los 40, se traslada a Madrid a probar fortuna, y en 1962 obtiene el Premio Lope de Vega por Diálogos con la Herejía, que fue anulado, aunque puesta en escena tres años más tarde con polémica incluida, el público asistente pataleó vigorosamente la representación, algo que había ocurrido con, Elecciones generales y Los gatos, mutiladas por la férrea censura del momento.
  En 1966 Gómez Arcos buscará nuevos horizontes literarios donde la libertad de pensamiento y expresión puedan acoger su literatura: inicialmente, Londres y poco después París, ciudad donde vivirá los treinta años más fructíferos de su existencia. Pequeñas representaciones en café-teatros son sus primeras experiencias parisinas, hasta que un avispado editor francés le pide un texto para un relato sobre su experiencia española, Gómez Arcos acepta el reto de escribir una primera novela con un tema obsesivo, España, su posguerra y arquetipos que protagonizan la mayoría de sus novelas: El cordero carnívoro (1975), María República (1976) y Ana No (1977). Seguirán, Escenas de caza furtiva (1978), Pre-Papá (1979) y Un pájaro quemado vivo (1984), serán finalistas del Goncourt, El hombre arrodillado (1989), Premio Europeo, 1990, y Marruecos (1990), Gran Premio Levante, o Madre justicia (1992), ejemplos de alguien, como ha calificado la crítica francesa, que “práctica la literatura como otros manipulan la dinamita”.



               Sábado, 13 de julio, 2013; pág., 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada